Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Cancún se suma a la Hora del Planeta, un evento que tiene la finalidad de darle un respiro al apagar por una hora las luces y que este año se celebrará el próximo 24 de marzo.

Es ya la décimo primera edición de un proyecto que implementó a nivel internacional por parte de World Wide Fund for Nature (WWF, por sus siglas en inglés) y en la ciudad impulsarán la iniciativa el Palacio Municipal, pero hoteles también se sumarán y apagarán las glorietas de la avenida Tulum y Bonampak, adelantó Marco Antonio Pacheco, director de Divulgación y Educación Ambiental del Ayuntamiento Benito Juárez.

También te puede interesar: Árboles en la selva de Q. Roo se preparan para cambio climático

“Pretende generar conciencia en la sociedad sobre la necesidad de adoptar medidas frente al cambio climático y la disminución de las emisiones de dióxido de carbono, así como ahorrar energía y aminorar la contaminación lumínica”, agregó.

Además de invitar a apagar las luces estarán realizando un evento en la Explanada de la Reforma para dar encendido a las veladoras de 8:30 a 9:30, y habrá eventos culturales como una representación de danza prehispánica.

La Hora del Planeta es un evento mundial impulsado que celebran el último sábado de marzo de cada año y por primera vez fue realizado en Sidney el 31 de marzo del 2007.

El evento no solo consiste en apagar las luces y aparatos eléctricos de los hogares y empresas por una hora, sino que con la acción simbólica hagan conciencia los efectos del cambio climático.

Hoy, es la más grande celebración por el planeta, que ha impulsado compromisos ambientales alrededor del mundo, desde la protección de los bosques hasta la creación de áreas marinas protegidas y la promulgación de la ley en favor de un clima seguro para todos”, explicó Antonio Pacheco.

Para el evento esperan al menos 100 personas que lleguen ahí y no es necesario que lleven veladoras sino una actitud positiva de llevar el mensaje para promover acciones que ayuden a no contaminar más al planeta.