Sara Cauich/SIPSE
TULUM, Quintana Roo.- Un laudo a favor de una ex trabajadora del hotel Diamante K, sería ejecutado ayer por parte de un actuario. El embargo es la medida procedente, luego de que la empresa demandada incumplió con el pago de un millón 200 mil pesos, derivado de un juicio laboral iniciado hace casi ocho años. La notificación del laudo se llevó a cabo cinco meses atrás y fue ignorado por la parte demandada.

Luego de casi hora y media de revisión de documentación por ambas partes, finalmente no procedió la ejecución del embargo, debido a que el hotel cambió de razón social y actualmente se denomina Universium, en tanto que la demandada es Grupo Saint Germain.

También te puede interesar: Taxistas dan tregua de dos días a la Conanp

La actuaria de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social del gobierno estatal, quien se reservó hacer comentarios en torno a los eventos que acudió a realizar, dijo que se realizó la revisión de la documentación que acredita a la nueva razón social la operación del centro de hospedaje que se encuentra dentro del Parque Nacional Tulum.

Dan algunos vestigios del Diamante K, como es la parte exterior al predio y un murete que aún conserva el nombre, con el que se identificó al actor Roberto Palazuelos como propietario, la ex empleada de ese hotel, quien fue gerente administrativo, Albina Amador, corroboró que no se llevó a cabo la diligencia, debido a que no se encontró documentación que acredite que el lugar es de la empresa demandada.

En el tiempo que laboró en ese hotel, dijo que en varias ocasiones denunció el vertimiento de aguas negras al manto freático; luego de la denuncia, agregó, que el propietario, Roberto  Palazuelos la despidió sin justificación alguna, refiere.

El hotel se encuentra dentro del Parque Nacional Tulum, una zona protegida a cargo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y que en distintas ocasiones fue clausurado por la Profepa.

Fue entonces que optó por presentar la denuncia en contra de la empresa por despido  injustificado, el caso fue resuelto en un tribunal colegiado, ya que la junta de Conciliación dio largas.

Tras el despido, dijo que terminó en prisión, acusada de extorsión al actor, lo que la llevó a permanecer 18 meses en la cárcel de Playa del Carmen primero y luego en la de Chetumal.