Alejandro García/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- Son varios factores los que el sector hotelero esgrime para estar en contra de las plataformas de renta vacacional, como Airbnb o Homeaway: porque es un rubro que no está legislado, o que el hecho de pagar el 3% por concepto de Impuesto al Hospedaje no los hace legales o seguros.

Además, señalan que los vecinos de las residencias, casas o departamentos, no saben a quién tienen de vecino cada noche, en referencia a los huéspedes, por lo que su integridad está en peligro, esto último en alusión a algunos casos registrados en donde se hospedaron personas relacionadas con actos criminales, señaló Abelardo Vara Rivera, empresario hotelero.

También te puede interesar: Airbnb rechaza regulación como hotel

“Hoy por hoy, el concepto Airbnb es totalmente ilegal, incorrecto, inseguro; es que se pongan a vender cuartos en plataformas. El hecho de cobrar el 3% de Impuesto al Hospedaje es un error, porque es un manifiesto que el gobierno estatal acepta el concepto, el cual debería de inmediato, suspenderse en Quintana Roo en tanto no se legisle”, declaró.

"Hoy por hoy, el concepto Airbnb es totalmente ilegal, incorrecto, inseguro; es que se pongan a vender cuartos en plataformas".

Como ejemplo de la inseguridad que representa, señaló el caso de un grupo de personas que demandó a la Policía Federal, que realizó una redada de drogas y fueron agredidos y robados, estando hospedados bajo el concepto de Airbnb.

“Independientemente de que no cumplen en lo absoluto con la gran cantidad de requisitos y obligaciones de un hotel tradicional, sea de las estrellas que sea, hay otras cosas adicionales, los vecinos de residencias o casas o departamentos no saben quién está de vecino cada noche, su integridad está en peligro; estos productos pagan luz, agua, basura a precio de vivienda, no de un negocio hotelero que son mucho más altos; estos huéspedes hacen uso de la infraestructura  de la ciudad, sin pagar absolutamente nada por ello, a cambio ponen en riesgo su seguridad; ya tenemos antecedentes de muertes por instalaciones defectuosas y el que paga el precio es el destino por malas noticias en medios”, señaló.