Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La administración del impuesto predial por parte del Gobierno del Estado, a través de Sefiplan, es la solución para mejorar los niveles de recaudación de los ayuntamientos, consideró Javier Padilla Balam, presidente de la Comisión de Asuntos Municipales del Congreso Local.

El diputado señaló que actualmente el predial representa uno de los impuestos más fuertes para los ayuntamientos, pero también se ha convertido en “un dolor de cabeza” para los municipios, ante el elevado número de contribuyentes que no cumplen con ese pago.

También te puede interesar: Morosos del predial podrían perder su casa

Destacó el caso de Othón P. Blanco que recientemente realizó un convenio con la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), para que ésta última se encargue de realizar la administración, así como la gestión de pagos atrasados, y posteriormente entregar al ayuntamiento de forma mensual, el dinero recaudado.

“Los demás municipios también deberían pensar en una forma de fortalecer las arcas municipales. Sería una alternativa muy buena para los demás municipios, sobre todo por el incremento en la recaudación y las participaciones”, señaló.

La posibilidad de convenios entre estado y municipios, respecto al impuesto predial, surgió en 2013 con reforma a la Ley de Coordinación Fiscal Federal, el cual estableció un incentivo para los estados y municipios, con las condiciones de que sea el estado el que administre la operación del impuesto.

Entre las ventajas, según el Gobierno Federal, son mayores propios para los municipios por un incremento en la recaudación; más ingresos derivados del Fondo de Fomento Municipal; menores costos de administración del impuesto (al hacerse cargo el estado); así como mayores ingresos provenientes del Fondo General de Participaciones.

De acuerdo con las Leyes de Ingresos 2018, se espera una recaudación en todo el estado de mil 569 millones de pesos.

En el caso de Othón P. Blanco, se trata de 70.9 millones de pesos proyectados; sin embargo, año con año únicamente se recauda alrededor del 66%, debido al rezago que constantemente incrementa y que en 2017 cerró 24 millones de pesos para el municipio capitalino.