Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Quintana Roo.- Un área de aproximadamente una hectárea del tiradero a cielo abierto de Chetumal fue pasto de las llamas debido a un incendio que inició ayer a las 10:30 de la mañana, el cual se expandió rápidamente. Por la cercanía del tiradero con la marcha urbana, el humo afectó a los vecinos de los fraccionamientos América 1, América 2, América 3, Flamingos y Caribe 3.

Jean Baptiste Manel N´tab, director de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, informó que a pesar de los esfuerzos por controlar y sofocar el siniestro, por parte de la Dirección del Cuerpo de Bomberos y de la Unidad de Respuesta a Emergencias Médicas (Urem), será hasta hoy que se pueda evaluar la magnitud del incendio, debido al cambio de la dirección del aire.

También te puede interesar: Muere mujer calcinada al incendiarse su vivienda

“Son entre dos a tres hectáreas en las que se presentó el incendio, lo más peligroso del caso es que está precisamente en el centro del lugar, el sitio con la mayor complicación para acceder, lo más cercano que pueden llegar las pipas son a 100 metros de distancia”, dijo.

Indicó que esa zona está llena de llantas en desuso, lo que ocasiona las grandes nubes de humo, pero las llamas no han alcanzado grandes alturas.

Los bomberos sólo pudieron acercarse hasta 700 metros del incendio. (Joel Zamora/SIPSE)

Reynaldo Vargas Canché, director del H. Cuerpo de Bomberos y Urem municipal, señaló que trabajan en el control y sofocación del incendio 30 elementos en cinco unidades, tres pipas y dos carro bomba, pero lo complicado del terreno complica las maniobras.

"Lo más cercano que nos pudimos ubicar fue a 700 metros".

“El principal problema que tenemos es lo complicado del acceso, lo más cercano que nos pudimos ubicar fue a 700 metros, y desde esa distancia combatimos el incendio con agua y un agente químico, que al mezclarse y al contacto con el fuego genera una nata en forma de sábana, que corta el paso del oxígeno y apaga el fuego”, destacó.

Precisó que lo máximo que han alcanzado de altura las llamas ha sido entre un metro a metro y medio, y la nube de humo se debe a que en el lugar del siniestro existe una importante acumulación de llantas.