Javier Ortiz/SIPSE
La Procuraduría de Protección al Ambiente serviría de vínculo para denunciar la devastación de la reserva forestal del Instituto Tecnológico de la Zona Maya que realizó el comisariado ejidal, Ernesto Haro Gutiérrez, tras el señalamiento de alumnos y ejidatarios de Juan Sarabia.

Miguel Ángel Nadal Novelo, procurador ambiental, aseguró que como instancia más cercana a la ciudadanía, en los próximos días revisarán el área afectada y podrían servir de vínculo para la denuncia correspondiente ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

También te puede interesar: Empresa privada ‘arrebata’ espacio a estudiantes del ITZM

Indicó que cuando se trata de materia forestal, la dependencia es la encargada de inspeccionar y sancionar, en caso de que exista alguna afectación en la materia, “lo más seguro que en los próximos días se lleve a cabo una inspección por parte de la dependencia federal”, subrayó.

"Lo más seguro que en los próximos días se lleve a cabo una inspección por parte de la dependencia federal".

No obstante, señaló que en todo momento la PPA podría servir de vínculo para hacer del conocimiento de esta situación a la Profepa, ya que se habla de un atentado contra el medio ambiente.

Aseguró que también revisarán los permisos de los ejidatarios para la explotación del banco de materiales ubicado enfrente de las oficinas de ese ejido, y la superficie permitida, después de las denuncias públicas que otros compañeros de ese núcleo agrario realizaron.

Leslie Verónica Espinoza Ortega, presidenta del Comité Estudiantil del Instituto Tecnológico de la Zona Maya, denunció públicamente ante los medios de comunicación que la reserva forestal (50 hectáreas) del plantel, se encuentra invadida por el comisariado ejidal, Ernesto Haro Gutiérrez, donde construyó su rancho con potreros, alberca y sembró varias hectáreas de caña.

Dijo que los alumnos se tienen que trasladar a otros ejidos para sus prácticas porque no pueden acercarse al área invadida, según les han advertido los propios docentes.

El sitio en mención se ubica a 200 metros de la parte trasera del plantel, donde existían maderas preciosas y tropicales, para las prácticas forestales de los alumnos.