Da la impresión de que fue el community manager (la persona o el equipo de personas que maneja cuentas de redes sociales) de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) el que cometió un error al publicar el siguiente Tuit:

@FEPADE_Mex ¿Cómo vigilar que los próximos procesos electorales se desarrollen de manera transparente, equitativa e igualitaria?

O quizá no fue un error, y es realmente una pregunta, de alguien de las oficinas de esta Fiscalía, hasta ahora acéfala que, sin embargo, emite comunicados en redes sociales.

El dictamen para la designación del nuevo titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales se encuentra detenido en el Senado de la República porque los senadores del PRI y del Partido Verde pretenden eliminar el requisito establecido como número seis en las bases de la convocatoria, el cual señala que los aspirantes a la titularidad de la Fepade no deben desempeñar ni haber desempeñado cargo de dirección o de representaciónn nacional, estatal, distrital o municipal, en algún partido político.

Precisamente en la actitud de las bancadas del PRI y del Verde en el Senado reside la respuesta a la pregunta que postula la Fepade. Prefieren poner las condiciones para que alguien de sus partidos vigile el proceso electoral, y por lo visto requieren a un profesional supuestamente autónomo que no tenga conocimiento pleno del momento histórico del país, aun cuando ya está en marcha el proceso electoral federal.

La remoción del anterior Fiscal, Santiago Nieto Castillo está ligada al caso de Emilio Lozoya Austin y el financiamiento que otorgó la constructora brasileña Odebrecht a la campaña presidencial de entonces candidato Enrique Peña Nieto, en el año 2012.

La designación del nuevo Fiscal seguramente estará ligada a su pertenencia a determinado grupo político afín al Presidente de la República y del PRI/Verde.

La respuesta a la pregunta del Tuit de la @FEPADE es: autonomía.

Y que la tenga es, precisamente, poco creíble, por la forma en que están comportándose los senadores del PRI y del Partido Verde; están buscando que las instituciones funcionen a modo, a la medida. O de plano que no funcionen.

En Quintana Roo tenemos otro ejemplo de cómo opera el PRI/Sedesol de Luis Miranda en los estados del país; recientemente designó a Rosario Ortiz Yeladaqui como delegada de la Sedesol. Sabemos que doña Rosario tiene denuncias en su contra porque siendo Oficial Mayor del Gobierno del Estado descontaba un porcentaje del sueldo de los trabajadores del Gobierno del Estado para enviarlo a las campañas del PRI. Esa conducta es delictiva. Lo debería de investigar la Fepade, pero como no hay Fiscal, pues es muy poco probable que existan consecuencias de esa denuncia. Quizá cuando haya un Fiscal priista en la Fepade, la delegada de Sedesol sea llamada a comparecer, y después se archive ese expediente.

Considero que revertir la grave crisis de credibilidad en la impartición de justicia en nuestro país y combatir seriamente los casos de corrupción como los de financiamiento ilegal a las campañas políticas debieran ser parte fundamental de las propuestas del Frente Ciudadano por México, para que todos tengamos acceso a la justicia se requieren instituciones autónomas, no instituciones a modo, delegaciones a modo, fiscales a modo.