Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Eliseo N, de 28 años, de oficio obrero, caminaba la mañana de ayer sobre una de las calles de la Región 247, cuando sujetos lo interceptaron y le dispararon a corta distancia, la bala le entró por el abdomen y le salió por la espalda superior del lado izquierdo, fue trasladado al Hospital General donde consideran su estado de salud como muy grave.

La Segunda Privada Laurel del fraccionamiento Villas Otoch Paraíso fue el escenario de un intento de ejecución, al reportar los vecinos al número de emergencia 911 que un sujeto había recibido disparos por parte de unos desconocidos.

También te puede interesar: Balean a tres personas en la Región 510

Eran las 9:20 horas cuando las unidades de emergencia y de seguridad recibieron el reporte de los hechos violentos, como referencia del lugar era frente al lote 2, manzana 20, de la Región 247.

La unidad 5907 de Seguridad Pública Municipal fue la primera en llegar al reporte, los oficiales aplicaron el protocolo de actuación en esos casos, que era delimitar un acordonamiento para que las autoridades de emergencia y ministeriales realizaran su trabajo.

Después se acercó al lugar una ambulancia de Jet Medical, la número 103, con dos paramédicos, quienes se aproximaron al lugar para darle los primeros auxilios al lesionado, que fue identificado como Eliseo N, de 28 años, originario de Mérida, Yucatán, y de oficio obrero.

El herido fue trasladado de emergencia al Hospital General, la ambulancia fue custodiada por una patrulla de la Seguridad Pública y por la gravedad de la lesión fue de inmediato ingresado a la sala de choque.

Los agentes de la Policía Ministerial se entrevistaron con el médico de guardia Gabriel N, quien les señaló que el herido ingresó a las 9:30 horas, el cual presentó una herida de entrada de proyectil de arma de fuego en el abdomen y salida en la espalda alta del lado izquierdo.

El personal de hospital declaró el estado de salud del paciente como muy grave, con pocas probabilidades de que sobreviva por la lesión que presentó. Los agentes no pudieron entrevistarlo porque se encontraba en el quirófano.

En una inspección que realizaron los peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE) encontraron sobre la calle a la altura de las casas con número 100 y 101 una huella de fricción de neumáticos de aproximadamente ocho metros.