Pedro Olive/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- La Secretaría de la Contraloría del Estado (Secoes) realiza al menos dos investigaciones al Instituto Estatal de Educación para Jóvenes y Adultos (IEEA), por irregularidades y malos manejos en las administraciones de Rafael Quintanar González y Javier Novelo Ordóñez, ambos ex directores generales de la dependencia.

Con base en documentos obtenidos por el sistema de Transparencia que Novedades Quintana Roo solicitó, existe una diferencia de por lo menos 11 mil certificados que el IEEA reporta como emitidos contra los que autorizó el Instituto Nacional  de Educación para los Adultos (INEA), en el período 2014-2016.

También te puede interesar: Contradicción en entrega de certificados de estudios

La información proporcionada por la Secoes, señala que se han detectado irregularidades que se están investigando, mismas que se encuentran reservadas, por lo que no pueden brindar mayor información acerca del avance que tienen.

Otras revisiones

Aunadas a estas investigaciones, el INEA también dio a conocer que haría una revisión de los certificados emitidos por el IEEA entre 2014 y 2016, contrastados con los que expidió la instancia a nivel nacional, para ver por qué hay una diferencia de 11 mil 334 documentos que “dan certeza” de haber cursado la primaria, secundaria, o aprender a leer.

Desde el martes pasado Novedades Quintana Roo ha evidenciado una serie de irregularidades que el IEEA ha realizado desde 2014 hasta 2016, en cuanto a expedición de certificados, manipulación de datos estadísticos en el avance de las metas trazadas por las autoridades nacionales, entre otras cuestiones.

Secrecía

La Secoes dio a conocer que los resultados serán dados a conocer hasta que terminen las diligencias, en tanto no concluyan, no harán públicos los avances de las irregularidades que han detectado; esta dependencia es la encargada de auditar a las dependencias de gobierno en la entidad.

Uno de los ex trabajadores de la dependencia compartió a Novedades Quintana Roo la forma de operar de ex coordinadores del IEEA, quienes pedían registrar a personas con las que no habían tenido contacto, expedían certificados apócrifos, incluso de nivel medio superior, que no es parte de las funciones del organismo.