Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Quintana Roo.- Más de 250 hombres y mujeres que trabajan en 144 empresas de Bacalar, no cuentan con garantías laborales porque sus patrones incumplen con la ley al no darles contrato y recibos de nómina.

Eliu Omar Koyoc Pech, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) delegación Bacalar, señaló que existe un padrón aproximado de 800 negocios comerciales en toda la geografía municipal, de los cuales 30% cuenta con empleados directos, o sea, 240 establecimientos que tienen entre uno y dos trabajadores de planta.

También te puede interesar: Niños, los más agraviados en sus derechos en Bacalar

De esta cantidad, 60%, es decir 144, no son regulares, porque sus trabajadores no cuentan con un contrato laboral, un recibo de nómina y por lo tanto, no están a garantizados sus derechos y obligaciones dentro de una relación obrero-patronal.

Indicó que varios de estos negocios son hostales, casas en renta para estudiantes, sitios camping, entre varios más que han surgido a raíz del despunte turístico de Bacalar, que operan sin ningún tipo de regulación.

Dijo que estos negocios emplean personas que no cuentan con ningún tipo de seguridad laboral, porque los pagos se realizan de mano directa, es decir, sin que exista un recibo de nómina de por medio, entre otras omisiones.

Koyoc Pech indicó que recientemente la organización que encabeza llevó a cabo una conferencia denominada “Administración Laboral para Mipymes”, que estuvo dirigida a dueños y gerentes de negocios que necesitan conocer las obligaciones a las que son sujetos derivados de la relación laboral, así como soluciones y estrategias en gestión de recursos humanos.

Destacó que asistieron alrededor de 30 empresarios, quienes despejaron algunas dudas sobre la administración de sus negocios, aunque consideró que lo deseable hubiera sido que asistan los que laboran de manera irregular, para brindar certeza laboral a sus trabajadores.

Consideró importante que las empresas se regulen, para que los trabajadores reciban la remuneración de su esfuerzo de manera justa, porque el crecimiento comercial es constante en la cabecera municipal y el recurso humano es vasto, “pero lo más justo es que la relación obrero-patronal esté regulada por la autoridad en el ramo”, enfatizó.