Cuantas personas se inscriben en un curso de idiomas y lo abandonan después de unas clases, o después de tomar un curso porque parece que no están avanzando? No es fácil: muy pocas personas recuerden una nueva palabra después de escucharla una vez, y muchos no recuerdan después de escucharla varias veces y olvidan como pronunciarla. Aprendiendo un idioma es un reto pero vale la pena porque abre puertas a mejores empleos, oportunidades de viajar y el aprecio de gente de otras culturas. Eduardo Philippe, Primero Ministro de Francia, dijo en febrero 2018:

“To master English, is to better control one’s future.”

Es la única materia en que empezamos de cero. Enfrente hay mucho vocabulario nuevo sin fin, gramática y expresiones que nacieron en una cultura diferente a la nuestra. Dicen que encuentras una nueva identidad en el segundo idioma pero el camino para encontrarla es largo.

En la Universidad del Caribe todos los estudiantes estudian inglés, y el Centro de Auto Acceso es el lugar más apreciado por los estudiantes. (Encuesta de Satisfacción Estudiantil: 2018) El centro está abierto todo el día con libre acceso de los estudiantes para participar en conversaciones, juegos de mesa, uso del e-zone, películas y revistas con solo una regla; hablar en inglés. Tienen el apoyo de maestros si lo necesitan y estudiantes haciendo su servicio social interactuando con los usuarios en actividades como juegos que inventan o conversaciones abiertas.

El resultado es una comunidad de practica (E. Wenger: 1991). Se encuentran novicias y expertos juntos en un ambiente de cooperación sin la presión de la crítica por no saber o no pronunciar bien. Errores, no importan porque hay apoyo para corregir entre pares. Más que nada es un ambiente de conocimientos y de compartir experiencias. Vivimos en un mundo en donde la comunicación cara a cara es limitada y la oportunidad de escuchar compañeros que han logrado dominar el idioma o pedir consejos de ellos es alentador.