Ángel Villegas/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- Incrédulo todavía por la hazaña que consumó, apenas y esboza una sonrisa de felicidad.

José Carlos Lilly Aldazaba, arquero chetumaleño de 12 años de edad, conquistó bronce en el Torneo Regional de Tiro con Arco en el Centro Deportivo Estatal de Alto Rendimiento (CEDAR), clasificatorio para Olimpiada Nacional y Juvenil 2018, que se celebra de manera simultánea al Grand Prix Mexicano de la especialidad.

También te puede interesar: Tiro con arco se apodera de Cancún

“Te pones nervioso durante la prueba, lo primero que piensas es ‘me van a ganar’, pero si aguantas el nerviosismo, lo logras”, explica el novel quintanarroense, alumno de la Secundaria Técnica 2, el tercer mejor en su categoría, arco compuesto infantil, en la ronda olímpica individual.

Su entrenador, el profesor cubano, Julio César Michel, agrega que su discípulo ‘entró a semifinal, disputó su puesto y agarró un bronce’.

"Te pones nervioso durante la prueba, lo primero que piensas es ‘me van a ganar’, pero si aguantas... lo logras"

“Es un atleta nuevo, apenas lleva cuatro meses trabajando con un arco bastante profesional, a pesar de que no tiene la experiencia, pues estamos hablando de que por primera vez se enfrenta a un evento de esta magnitud. Tuvo una actitud muy, pero muy buena. Estoy muy contento porque logró el objetivo. Estos atletas son los que el próximo año, para que se den una idea, entrarán a la categoría de Cadetes”, señala.

Michel, explicó a Novedades Quintana Roo, las características del arco que usa José Carlos, para haber gestado la tercera posición.

En su calidad de anfitrión, la delegación de Quintana Roo, encabezada
por Julio César Michel, busca trascender en la justa. (Ángel Villegas/SIPSE)

“Es un aluminio especial, con un peso entre las 35 y 40 libras. A los niños, por ejemplo, debes desarrollarles elementos como fuerza para controlar el equipo a la hora de hacer la ejecución, pues cuando esto sucede, sientes que ‘patea’ fuerte. Eso tiene mucho mérito”, sentenció.