Alejandra Carrión/ SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El Consejo Estatal de Participación Social (Coespase), lanza advertencia sobre el nuevo juego viralizado en las redes sociales llamado “Momo”,  difundido a través de Whatsapp y que promueve el suicidios entre los estudiantes.

También te puede interesar: Tras lluvias, construcción de domos tiene 60% de avance

Héctor Santín Gómez, presidente de la sociedad de padres de familia en el Estado,  recomendó a los padres de familia a estar al pendiente de sus hijos en este tipo de juegos que pone en peligro la vida e integridad de los adolescentes.

Exhortó a los padres a vigilar que los menores con dispositivos no tengan acceso al juego.

De acuerdo con la información vertida por la Coespase, en su red social, indica que el juego del “Momo”,  trae consigo el juego de una mujer de apariencia aterradora y que invita a quienes la vean a que le escriba  a través de Whatsapp.

La historia empezó en un grupo de Facebook, donde se retaba a los integrantes a entablar comunicación con un número desconocido.

Varios usuarios aseguran que si le envías un mensaje al “Momo”, desde el celular, ésta responde con imágenes violentas y agresivas.

Pero detrás de todo este juego, existe una sola verdad: los delincuentes pueden acceder a los jóvenes por este medio para sacar o robar información personal, incitar al suicidio o a la violencia, acosar, extorsionar, generar trastornos físicos y psicológicos como ansiedad depresión, insomnio, etc.

De acuerdo con la información de advertencias en las redes sociales sobre este juego el reto es el siguiente:

“Debes agregar por WhatsApp un número de teléfono que empieza por +81, y cuando abres la ventana de conversación con ese contacto es imposible no sentir un pequeño escalofrío, ya que la foto de avatar es realmente terrorífica.

El juego comienza cuando le hablas a ese contacto llamado Momo. Digas lo que digas, Momo puede no responder o hacerlo con imágenes de carácter agresivo, de actos violentos, recurriendo a las amenazas y a la vez dejando caer datos personales”, dice la advertencia

El riesgo que corre una persona joven, es el de entablar una relación con alguien que no tiene cara ni nada, un desconocido que puede usar lo que el contacto le dice para ciberacosarle, extorsionar o para timarle ya sea dinero o datos privados.

Incluso, igual que el juego de la Ballena Azul, incitar a comportamientos perjudiciales, destructivos y hasta mortales.