Unos, ligeros, otros muy fuertes, muestran cómo estará la competencia de intensa. Dejando ser y hacer en las figuras de tres que se reduce a una posición formal de uno, mientras la cultura de diversidad ideológica hace vida política conjunta seleccionando a uno solo o varios jugadores “estrellas” de variopintos colores.

Los partidos, tres de tres, en tres, envueltos ahora unos con otros en alianza andan buscando agentes libres –freelance– para alinear a sus equipos con jugadores “brillantes” que sean y jueguen de una manera determinada y establecida para garantizar un ritmo a buen trote para así obtener el triunfo en la hostilidad electoral que se avecina.

En los momios hay uno arriba que tiene para hacer cuanto se deba hacer, con la certeza de que siempre un plan superior a él se está gestando a su alrededor. Más allá del guiño con una encrespada idea que presiona especialmente al diputado federal priista, José Luis “Chanito” Toledo Medina, con las llamadas de los tres tríos de alianzas, que son tres.

Acaso “Chanito” ha dado frutos tangibles que imposibilita su salida exprés de los ya remozados priistas con sus aliados Verde y Panal, que con audacia silenciosa responden a los despistados diagnósticos sobre la caducidad del aguante del legislador federal del tricolor, a los que se habrían confundido, en este caso, del deseo con la realidad, al tratar de llevarse de su lado a su diputado “Chanito”.

En la alianza, PAN-PRD-MC, “Por Quintana Roo al Frente” se está tratando de jalar al “crack” del momento priista, “Chanito” Toledo, para competir por la presidencia municipal de Solidaridad, o en su caso, bien podría ser la por la silla presidencial de Cancún, BJ por el Frente en concordato.

En Morena, entre los tres, el Dr. Pech, uno del PES y, otro, del PT, están entre los que según las situaciones y circunstancias del camino estiran y aflojan la liga con los que se mantiene el control sobre la probabilidad que José Luis “Chanito” Toledo Medina se aparte del PRI en el más allá de los estilos, para que porte el gafete de Morena para contender por el sillón presidencial de Solidaridad.

Para regular sus propias emociones y acciones garantizando el equilibrio entre ellas, ya se encuentran entre las líneas de Morena, Niza Puerto Paredes y Mildred Ávila Vera, con las que se tendrá mayor efectividad en los procesos por concurrir con El Peje y de su equipo con aliados.

De este lado del “jaloneo” aliancista, apenas se comienzan a conocer contribuciones formales que completen el esquema, pues históricamente todos los de Morena son de mayoría huidos de la doctrina priista.

Sin embargo, incluso en ese estado idílico de equilibrio tri-partidista, Morena-PES-PT, la verdad es que el control lo protagoniza en la escena, Mara Lezama Espinosa, con “Juntos Haremos Historia”, pues es la protagonista que permite combatir por el triunfo contra las demás fuerzas en Cancún –la joya de la corona– por la presidencia municipal de Benito Juárez.

Por el contrario, al relanzar con fuerza la integración para obtener nichos electorales fuera del ámbito que les compete con los avances a las batallas que se avecinan, al proyectarse con plenipotencia, sería opción inapropiada en un escenario signado por la anarquía Verde municipal. Ello, desde luego, en adición con la profunda opción que tienda hacia la promoción de talentos regionales.