La semana anterior, el Instituto de Administración Pública de Quintana Roo (Iapqroo) publicó un interesante estudio en el que se plasma la opinión ciudadana con respecto al desempeño de los alcaldes de los once municipios de la entidad, y aunque el trabajo realizado no está necesariamente ligado a la posibilidad de postularse, por primera vez en el estado, para su reelección, constituye un primer esfuerzo objetivo por mostrar un elemento diferente para alcanzar candidaturas, más allá de la “voluntad política.”

El llamado Estudio sobre las necesidades políticas, sociales, económicas y gubernamentales de los quintanarroenses”, muestra datos que resultan lógicos, como que los presidentes más conocidos son también los de menor extensión geográfica, como Puerto Morelos e Isla Mujeres; Laura Fernández Piña y Juan Carrillo Soberanis; pero lo verdaderamente importante está en la percepción con respecto a la solución de los problemas de las comunidades, pues estos dos alcaldes aparecen entre los punteros, pero el mejor calificado es el alcalde de la capital, Luis Torres Llanes, el tercer municipio más grande de la entidad.

El trabajo del Iapqroo aparece justo en la coyuntura en que los partidos políticos deben definir a sus candidatos no sólo para las alcaldías, sino también para las cuatro diputaciones federales y senadurías, por ello es que toma relevancia lo publicado, pues algunos de los alcaldes buscarán la reelección y podrán demostrar que su labor es bien percibida, como Fernández Piña, otros pudieran ser postulados a un cargo federal, como Torres Llanes, y otros más ni uno ni otro, como Carrillo Soberanis, porque parece que el PRI aprendió la lección y no postulará a personajes ligados a Roberto Borge Angulo, hoy preso en Panamá y “padrino” del isleño; pero aquí otro detalle, la alcaldesa de Cozumel, Perla Tun Pech, aparece también entre los bien calificados.

El quid del tema es que Tun Pech tiene más enemigos políticos al interior de su partido que fuera del mismo, se ha enfrentado a los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) en el que milita, se ha alejado abiertamente del gobernador Carlos Joaquín González, despreciando la ayuda que desde el estado se ha intentado brindar a Cozumel en materia de inseguridad; luego entonces, ¿cómo encontrar un equilibrio entre una gestión medianamente aceptable y su abierta ruptura política? ¿Cómo definir su reelección o sustitución para los comicios de 2018?

De los demás hay casos verdaderamente patéticos, como los alcaldes de los municipios Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Bacalar, Tulum o Benito Juárez; pero el punto es que, Luis Torres Llanes, si lo dejan, podrá escoger; Laura Fernández Piña ha resultado más que sobresaliente; a Carrillo Soberanis su “maridaje” con Roberto Borge Angulo lo ha condenado; pero Perla ¿qué hacer con Perla? Así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.