Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Desde hace tres años, “La Mole”, duerme en la cárcel, y aunque no ha sido sentenciado sus días los dedica a practicar su deporte favorito, el box, y ahora se presenta una oportunidad para él, ya que alistan una pelea dentro del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Cancún, lo que significa retomar su carrera que dejó tras lo que llama un error en su vida.

A sus 26 años, el originario de Tabasco, está en el Cereso acusado de robo de un vehículo Tsuru, modelo 2003, que estaba estacionado en la Gran Plaza, en 2014, lo que cambió su carrera y su vida por completo; sin embargo, el no tener libertad no ha cambiado su sueño, y a diario entrena para regresar al ring, aunque es incierto cuánto tiempo más pasará dentro de un sitio con muchas carencias, y en uno de los centros considerados problemáticos y con una sobrepoblación que alcanza los mil 500 internos.

También te puede interesar: El Cereso de Cancún ya cuenta con nuevo director

“La Mole”, de tez morena, con un porte atlético, un poco tímido y para la entrevista a Novedades Quintana Roo, previa a la pelea que alistan para marzo, en todo momento portó sus guantes. Describe que su ídolo es Cassius Clay, nombre de Muhammad Alí, uno delos boxeadores más grandes del mundo.

Jorge Adrián López, director del Cereso de Cancún, explicó que las personas privadas de la libertad tienen que tener la mente ocupada en cosas productivas, una de ellas es el deporte, y por ello están trabajando para promover una función de box, y ya preparan la logística para que pueda darse la pelea, de la que aseguran no habría ningún contratiempo.

Aún no definen la fecha exacta en que peleará, ya que están buscando al contrincante de “La Mole”, pero la idea es también renovar la licencia de boxeo, y que pueda dar clases a nivel principiante.

¿Quién es “La Mole”?

A los 16 años comencé a pelear en el “vale todo”, aunque lo hacía de forma clandestina, pero ahí conocí a un señor que me propuso la idea de boxear.
Inicié mi carrera en 2008, en amateur con 33 peleas, de las cuales 30 fueron por nocaut, y subí a profesional, hasta que cometí un error y todo se frenó.

¿Por qué llegaste al Cereso?

Estoy acusado por robo y llevo tres años y unos meses aquí, aún estoy esperando a que me den una sentencia… yo sé que uno comete errores, y por eso llegué hasta esto, pero con las oraciones, el corazón de Dios y ahora quiero ayudar a que otros hagan deporte aquí en el penal, y ya será Dios quien va a decidir mi libertad. Aunque no creo en ninguna religión, yo leo la Biblia.

Hace varios años quisimos hacer algo para que yo pudiera pelear; sin embargo, no recibí el apoyo, y ahora tengo las ganas de trabajar y transmitir el espíritu deportivo, y a mediados de marzo será mi pelea de box, aunque en febrero me estoy preparando para tener una exhibición

¿Cómo te preparas para subir al ring?

Los entrenamientos que hago son diarios, ya que el boxeo es 80% condición y 20% técnica, y por eso dedico dos horas diarias; corro en las mañanas, y también me coordino con unos amigos que ya tengo dentro, y les enseño, y son ellos los que me ayudan. Aunque existen carencias, ya que la cuerda para saltar está hecha con cable y el equipo no es nuevo.

¿Por qué te llaman “La Mole”?

Fue un amigo quien me puso así, ya que decían que cuando peleaba no iba a jugar al ring, ya que cuando yo subía era un nocaut rápido, no pasaba de los tres rounds. Yo entraba y a pegar, y es por eso que me pusieron así.

Además del boxeo para impulsar el deporte en el Cereso, están promoviendo un torneo de fútbol femenil y uno varonil, para que los internos compitan contra otras escuadras, y ya están listos los equipos, y evalúan qué tipo de deporte practican los internos para poder alentarlo, y que el Cereso de Cancún sea visto con otra cara.