Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- En tres meses, aproximadamente, la lechuga acuática (Pistiastratiotes) ha logrado cubrir todo el cuerpo de agua que se encuentra al noreste de Chetumal, poniendo en riesgo la fauna local y sin que las autoridades estatales y municipales cuentan con un plan inmediato para contrarrestar la propagación de la plaga.

Las plántulas han formado una 'alfombra verde' que impiden la entrada de luz y oxígeno, vital para la flora y fauna del sitio.

Miguel Ángel Nadal Novelo, titular de la PPA en la entidad, reconoció que no tienen un proyecto para atender el problema, argumentando que por ser un cuerpo de agua, pertenece a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

También te puede interesar: Prevén usar insectos para eliminar plagas en cultivos de caña

“De todas maneras estamos en el análisis con diversas instancias para determinar qué acciones podemos tomar al respecto, hemos sostenido reuniones con representantes de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar), para ver la posibilidad que a través de ellos se pueda remover la alfombra que se ha formado”.

Señaló que la zona invadida por la planta acuática, no tiene el flujo natural de corrientes, el agua prácticamente está estancada, por lo que se estudia la posibilidad de abrir canales que permitan la circulación del agua o hasta echar abajo el puente que hace poco se construyó en ese lugar y divide el cuerpo de agua.

Por su parte, Dionne Alejandra Rivas Aboytes, directora de Ecología municipal, quien también reconoció que no han considerado atender el problema se justificó diciendo que la Comuna no cuenta con recurso económico alguno para la realización de acciones inmediatas, a corto o mediano plazo en el lugar.

Agregó que han entablado pláticas con investigadores de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) Chetumal, en busca de alguna solución para retirar la planta y en un futuro mantenerla bajo control, además de reunirse con el titular de la PPA en la entidad, para coadyuvar en las posibles labores en la sabana.

A inicios de febrero pasado, investigadores de Ecosur Chetumal,recomendaron remover el “tapete” verde lo más pronto posible, de lo contrario, por el acelerado crecimiento de la planta en seis meses, la especie habrá abarcado todo el sistema lagunar.

Señalaron que para salvar al cuerpo de agua, más que estudios, se requiere una fuerte inversión para la adquisición o contratación de maquinaria especializada para realizar la remoción, trabajo que se necesita hacer en muchas ocasiones, porque siempre quedará una semilla que encuentre las condiciones idóneas para volverse a reproducir.