Redacción/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- Ayer se informó que se liberaron las primeras 14 órdenes de aprehensión en contra de funcionarios de la Fiscalía General del Estado, acusados de tortura en contra de Héctor Casique Fernández, alias “El Diablo”, quien fuera inculpado por el ataque al bar La Sirenita, en el que murieron siete personas, en 2013.

La madre de Casique Fernández, Yaskade Fernández, emprendió una batalla legal para liberar a su hijo, y acusó a funcionarios de las entonces Procuraduría General del Estado, de haberlo torturado por más de 30 horas. Casique Fernández fue liberado en septiembre de 2016, tras permanecer más de tres años en prisión. Los dos continuaron un proceso judicial contra funcionarios de la Fiscalía General del Estado. Durante ese proceso, la Fiscalía fue obligada a dar una disculpa pública. En junio de 2017, “El Diablo” fue ejecutado en Cancún.

También te puede interesar: Policías Ministeriales, insuficientes para investigar ejecuciones

Las 14 órdenes de aprehensión incluyen a policías ministeriales, agentes del Ministerio Público y oficiales secretarios. Son en total 33 funcionarios acusados de tortura y seis por abuso de autoridad, contra los que se ejerció acción penal por parte de la Fiscalía, pidiendo las respectivas órdenes de aprehensión.

Para la semana entrante la Fiscalía espera que se liberen las restantes órdenes de aprehensión.

Disculpas de la Fiscalía

El 30 de marzo de 2017, la Fiscalía General de Quintana Roo ofreció disculpas públicamente a Héctor Casique Fernández, por los agravios y torturas cometidas en su contra, durante su encarcelamiento y proceso judicial del que fue absuelto el pasado mes de septiembre del 2016.

Esta ceremonia se llevó a cabo, alrededor de las 13 horas, en las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos de Cancún.

El caso de Héctor Casique tiene una particularidad en México debido a que ha sido el primero en donde al ser aplicado el "Protocolo de Estambúl" se consiguió demostrar la tortura como método para extraer las declaraciones del inculpado y con eso desestimar las supuestas evidencias que había presentado la Procuraduría, ahora Fiscalía de Quintana Roo en su contra.