Faride Cetina/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El pasado jueves por la noche, la maestra y soprano, Cecilia Montemayor, presentó “La Canción de Arte de Julián Carrillo”, una antología de obras para voz y piano, en compañía de la soprano Laura Chuc y la pianista Magaly Chávez, en el auditorio de la Casa de la Cultura de Cancún.

Este libro fue lanzado por primera vez en el marco de un congreso internacional de maestros de canto, que se llevó a cabo en Estocolmo el año pasado, y desde entonces la soprano ha estado presentando el libro en diferentes ciudades del país, con el firme propósito de compartir la música del compositor mexicano.

También te puede interesar: La cultura tiene nuevo espacio de difusión en Bacalar

Estoy muy contenta de estar aquí en Cancún, es un lugar precioso al sur de la República Mexicana, esta es la primera presentación que hago por esta zona y estoy muy contenta de que esta música pueda ser conocida tanto por los cantantes para que tengan otras alternativas de repertorio de canto, como para los maestros que tengan alumnos avanzados, esta música es para alumnos que han pasado cierto entrenamiento, no para principiantes o recién iniciados”, expresó la entrevistada.

La velada inició con la intervención de la directora de Estudio Vivaldi Cancún, la maestra Laura Chuc, quien compartió con los asistentes que se sentía muy contenta de ser parte de la presentación de este libro, que incluye composiciones para piano y las fusiona con la poesía mexicana, posteriormente, hizo un breve comentario la maestra Magaly Chávez, y finalmente se le cedió la palabra a la protagonista de la noche, quien compartió con el respetable un poquito del proceso que vivió para hacer esta antología.

Julián Carrillo fue un músico diferente al patrón general que tiene México, esta antología surgió gracias a una visita que hice al Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical Carlos Chávez de la Ciudad de México, pues nadie estaba estudiando la canción de arte. Me di cuenta que en las aulas de canto abundaban las canciones de compositores y en idiomas extranjeros, pero no en el idioma materno de compositores mexicanos, y que no fuera la canción folclórica o popular, sino clásica, que sirva como escalón para el abordaje de las arias de ópera, así que empecé una investigación que me tomó ocho años”, comentó.

Aseguró que estas composiciones son una alternativa extraordinaria que se pueden cantar a nivel educativo y poderle ofrecer al público en general un repertorio que no han escuchado.