Sara Cauich/SIPSE
TULUM.- El avance de la limpieza de playas será determinante para el éxito de la temporada de verano, señalan prestadores de servicios. A 12 días del inicio de la campaña de retiro de sargazo, algunos sitios han mejorado el aspecto de la costa.

En el Parque Nacional Tulum el levantamiento del sargazo marcha “lento”, debido a que el personal no es suficiente para la cantidad de sargazo que llega todos los días, manifiestan los prestadores de servicios.

El trabajo que se realiza por la mañana no es suficiente para mantener la playa limpia porque la cantidad que se aloja en la costa es prácticamente igual a la que se retira, manifiesta Gustavo Martínez Holguín, quien está a cargo de un club de playa.

También te puede interesar: Empresa denuncia intento de despojo de predio en Tulum

La función del personal de este club es hacer montículos, dejar espacios relativamente limpios para más tarde, cuando seque y reduzca el volumen retirarlo lo más posible del litoral y permitir que la gente ocupe los arenales.

Si se permitiera el uso de maquinaria, las playas más amplias del destino estarían en mejores condiciones; con el color blanco que caracteriza a la arena, añadió.

Reconoció que el constante retiro del sargazo que hace el personal de la empresa contratada para sacar el sargazo evita que el mar tenga un color más oscuro. “Está más clara el agua, pero definitivamente no tiene el color turquesa que caracteriza la zona”, apuntó.

De la limpieza de playas, “dependerá que la temporada de verano sea exitosa y no tener cancelaciones para el invierno”.

Los trabajos de limpieza de playas en todo el municipio iniciaron hace doce días, el 22 de junio arrancaron en todo el litoral bajo la atención de la Secretaria de Ecología y Medio Ambiente del Estado (Sema). A la fecha no se tiene una cifra de la cantidad de sargazo que se ha levantado de la costa municipal en los puntos más afectados.

Los hoteles del parque nacional, a través de sus trabajadores retiran el sargazo de la zona federal y lo depositan a un costado del camino que atraviesa la zona protegida, sin mayor tratamiento ni protección para el subsuelo.