Sajhid Domínguez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Unos 300 médicos de todas las especialidades y colegios de Cancún, realizaron una marcha pacífica para solidarizarse y exigir a las autoridades la liberación de su compañero, el doctor Luis Pérez Méndez, quien está preso en Oaxaca acusado de negligencia médica por la muerte de un paciente.

Desde muy temprana hora, lo galenos de Cancún se concentraron en el cruce las avenidas Nichupté y Bonampak para de ahí salir en un contingente rumbo a la avenida Tulum, en donde con mantas y pancartas mostraron su apoyo para el doctor Luis Pérez Méndez, quien está detenido en Oaxaca por una muerte.

También te puede interesar: En Playa marcharán para pedir legalización de la marihuana

“Estamos marchando los doctores de Cancún, somos cerca de 300 médicos que estamos solicitando a las autoridades la liberación inmediata de nuestro compañero que está preso por una muerte que él no provocó y donde han violado todos su derechos civiles, no procede a derecho esta detención”, apuntó Cesar Rosales Utrera, tesorero del Colegio Médico de Quintana Roo.

El tráfico tuvo poca afectación al ser domingo y la gente pudo observar las mantas con las leyendas, “Liberación Inmediata al Dr Luis A. Pérez Méndez culpado injustamente en el Estado de Oaxaca”, “El Acto médico se lleva a cabo sin intención dolosa”, “Despenalización del Acto Médico”.

Según indicó Rosales Utrera, el doctor Pérez Méndez es un prestigiado médico que ha dedicado su carrera a buscar el bienestar de los demás y no solo es conocido en nuestro país, sino que también ha sido reconocido a nivel internacional

Para esta macha pacífica, se presentaron integrantes de varios de los colegios que hay en el estado y que tienen que ver con la medicina, caso concreto el de ginecología, ortopedia, dermatología, señalando que al llamado acudieron doctores tanto del área privada como de la institucional.

La Fiscalía de Oaxaca ha determinado que este delito está catalogado como homicidio doloso con agravante de responsabilidad médica, y es que la pena que podría alcanzar el doctor junto a su anestesista es de 8 a 20 años en caso de comprobarse que tuvieron culpa en el fallecimiento de un menor en una operación de fractura de codo en noviembre pasado.