Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Ayer por la mañana, un representante ambientalista asistió a Malecón Tajamar con la finalidad de reabrir los accesos del sitio que tienen casi dos años cerrados impidiendo que los vehículos puedan ingresar; sin embargo, el Movimiento Social en Pro de los Derechos del Pueblo intervino para cerrar de nuevo el sitio, ya que para ellos debe estar así para que no ingrese alguna maquinaria que dañe la flora y fauna.

Desde hace dos años, los defensores del sitio colocaron botes y cerraron las vías para que no ingresara ningún vehículo, situación que han mantenido aunque ahora existen grupos que buscan abrir de nuevo.

También te puede interesar: Esperan decisión de Suprema Corte en caso Tajamar (video)

“Hubo una convocatoria para abrir los accesos argumentando que está secuestrado por mí y lo que pretenden es retomar acciones para que puedan construir los inversionistas”, mencionó Katherine Ender Córdova, representante del movimiento.

Al sitio puede ingresar cualquier persona caminando más no en algún vehículos, ya que de acuerdo con el movimiento esto será denunciado ya que es de manera ilegal, pues hay suspensión de cambio de uso de suelo en el inmueble, explicó.

Para ella cualquier persona que quiera ingresar está incurriendo en un delito, sin embargo, la dirección de Tránsito Municipal manifestó que ellos no cuentan con una orden de resguardo para que no puedan ingresar, por lo que las personas que lleguen no están cometiendo ninguna falta.

Gerardo Solís, representante de la Defensoría Internacional en Derechos Humanos, accedió ayer con el vehículo quitando “alambres” que están en uno de los accesos aunque este fue cerrado nuevamente por la representante de la Asociación.

El sitio está cerrado por Katherine Ender y es mentira que los carros no puedan ingresas ya que además no tiene ningún documento que lo avale y lo único es que está secuestrado”, agregó.

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) está al margen de las acciones que realizan los “ambientalistas” en la zona, ya que están en la espera de lo que la Suprema Corte de Justicia determine, por lo que no intervendrán en el cierre o la apertura del sitio.