Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- En 50 comunidades de Quintana Roo ubicadas en dos municipios: Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), está trabajando con la finalidad de acabar con la pobreza alimentaria.

La apuesta es lograr al 2030, cero hambre, "ya que es inconcebible que aún existan familias que pasan un día sin comer por no tener dinero para comprar algo con que alimentarse, por lo que les enseñan a las comunidades sobre agricultura sostenible, orgánica, educación financiera, y la manera de llevar una buena preparación de alimentos", mencionó Américo Montes Durán, responsable de la Unidad Técnica de la FAO.

“Es un cambio en cultura nutricional lo que deben aprender y esto llevará a erradicar el hambre en las comunidades”, explicó.

También te puede interesar: Buscan indígenas acabar con abandono y pobreza

En Quintana Roo, 45% de la población vive en pobreza y lo que preocupa es que pudiera aumentar, por ello es necesario inculcar el tema de que desde las casas inicien con el cultivo de frutas y verduras.

“El proyecto estratégico de seguridad alimentaria está enfocado en las zonas rurales y lo que queremos es mejorar la productividad de las comunidades con una muy alta marginación, e incidir en la seguridad alimentaria”, añadió.

La FAO visualiza que el principal problema radica en que pasaron de ser un campo productor a uno consumidor y un ejemplo es que ahora la casa de los abuelos ya no está llena de animales para alimento.

“Están perdiendo la vocación productiva y los jóvenes no tienen interés por permanecer en las localidades ante la falta de oportunidades de vida y esto ha generado más carencia de alimentos”, comentó Montes Durán.

El 60% de los ingreso de una familia va a la compra de alimentos que está llevando a que las familias cada vez más requieran de recursos económicos para comprar comida, ya que no producen.

México tiene el problema de malnutrición, ya que existe un alto número de población con obesidad, como también un alto número de desnutrición.