Verónica Fajardo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La Dirección General de Desarrollo Económico del municipio de Benito Juárez, desde el 2016 impulsó a 236 artesanos que cada sábado se establecen en el Jardín del Arte en la zona hotelera, en donde venden artesanías y gastronomía local para el turismo, mientras que en las actividades locales establecieron la primera muestra gastronómica de la primera feria del tamal, señaló la directora de esta dependencia Martha Rodríguez Rodríguez, quien le rindió un informe de los resultados de esta área a la Comisión Industria, Comercio y Asuntos Agropecuarios, del Ayuntamiento de Benito Juárez.

Los regidores de esta comisión citaron a la directora de Desarrollo Económico para que rindiera un informe de su trabajo en estos dos años de administración pública en el Ayuntamiento de Benito Juárez el programa con más resultados es “Manos Mágicas”.

También te puede interesar: Artesanos no logran ‘enganchar’ a los turistas

En el 2016 inició con dos ediciones en donde llegaron 10 mil visitantes, en el 2017 consolidado recibió 16 mil clientes mientras que en este 2018 han sido tres ediciones con 16 mil invitados; los beneficiados de este programa fueron 939 artesanos y productores que ofrecen artesanía y gastronomías a turistas nacionales, extranjeros, así como a la población local.

En el mercadito, que se realizó en el parque Kabah tenía como fin impulsar a los productores de la industria agrícola, ganadera, productores de frutas, verduras y miel. En este programa sólo se realizaron dos ediciones apoyando a 65 microempresarios con una ganancia de más de casi 500 mil pesos.

Es un programa exitoso porque no hubo intermediarios y los ciudadanos acudieron con el interés de consumir los productos locales; sin embargo, ya no habrá más ediciones salvo que la próxima administración pública pueda continuarlo”.

La directora comentó que otro programa que gustó a la ciudadanía fue la Primera Muestra Gastronómica del Tamal con la participación de 35 expositores, en donde se vendieron 11 mil 830 tamales elaborados por comerciantes benitojuarenses en donde realizaron este platillo de acuerdo a su origen de estado y cultura.