Las noticias alentadoras en materia turística no cesan. Destacan, por ejemplo, la previsión de lleno total para Playa del Carmen durante este fin de año; el pasajero 23 millones distinguido ayer en Cancún, o la ocupación hotelera promedia anual de Puerto Morelos, superior a las dos potencias vecinas.

Lo del Puerto debe subrayarse. Desde que elevó su categoría a municipio, la otrora alcaldía de Benito Juárez ha subido paulatinamente sus niveles de ocupación, estadía promedio, derrama económica, índice de satisfacción y tasa de retorno.

Ese progreso se consolidó rápidamente tras la declaratoria de “Pueblo con Encanto”, y más recientemente con la “Marca Puerto Morelos”, la cual sustituyó en la práctica a la llamada “Riviera Cancún”, esa fusión de términos alusiva a la fama de los destinos que ya no necesitan presentación.

“El posicionamiento de la marca Puerto Morelos en el ámbito turístico nacional e internacional ha permitido que se incremente en 10% la ocupación en este año. Hemos mantenido índices de habitaciones ocupadas por encima de las expectativas, con alrededor de un 80% promedio durante todo el año, lo que habla de que Puerto Morelos se ha convertido en un referente para los tour operadores y agencias de viajes”, declaró la presidenta municipal Laura Fernández Piña.

Sorprende e impacta con sus números, porque a lo largo de su historia pareciera que ha sido visto como el traspatio de Cancún y acaso un simple complemento de la “gran oferta”, aunque a juzgar por su potencial, sus bellezas y su proyección, compite hoy en el mapa mundial gracias a sus 7 mil habitaciones (más que Isla Mujeres y Tulum) y la gama de atractivos disponibles todo el año, con una identidad propia.

“Participamos en las más importantes ferias turísticas nacionales e internacionales para ofrecer a Puerto Morelos como un lugar que tiene todo para pasar las mejores vacaciones: 18 kilómetros de playas y 35 de la Ruta de los Cenotes, hoteles de gran turismo y para todos los bolsillos; naturaleza, gastronomía, historia y cultura”, valoró la presidenta en un contexto de balance.

Y es que Fernández sabe cómo y por qué. Quien fuera hace años directora de Turismo, y lustros después secretaria estatal del rubro, entiende que la coordinación con los tres niveles de gobierno favorece las dinámicas y beneficia indudablemente a la población. Ello, sumado a la promoción, el lobby y las condiciones óptimas para la inversión, configura ese panorama que puede presumirse sin rodeos.

                                                            Desorbitado

La secretaria estatal de Turismo, Marisol Vanegas Pérez, anunció que el 2018 abrirá con la creación del Advisory Board Europeo, a través del cual los destinos quintanarroenses buscarán acrecentar la afluencia de turismo del viejo continente con programas cooperativos de promoción, al igual que se hace ya con los del mercado norteamericano.

El Advisory Board Europeo estará integrado por 15 personas que representan a cadenas hoteleras, aerolíneas, agencias mayoristas y tour operadores. De acuerdo con lo previsto, la primera reunión del nuevo consejo será durante la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que se realizará en Madrid, España, para lo cual adelantó que el gobernador Carlos Joaquín González encabezará la comitiva.

Adicionalmente, el mandatario quintanarroense asistirá a la presentación del estreno de la nueva camiseta del equipo de fútbol Espanyol, en Barcelona, así como a una reunión con el nuevo secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT) a partir del 1 de enero: Zurab Pololikashvili.

Con esos planes, ¿a quién se le ocurre que hay ineficiencia y distanciamiento en la Sedetur?