Ángel Villegas/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- ‘¡Dale México!’ es el grito de batalla de la afición azteca en la Arena Oasis Cancún para apoyar a Mariana Ramírez Sánchez, en el Campeonato Mundial de Muay Thai.

El respaldo que el escandaloso grupo de animación ofrece a la anfitriona ‘retumba’ cada rincón del lugar, mientras que Mariana se lanza como auténtica fiera sobre su presa. Se defiende con inteligencia, es paciente, mide su distancia. Y a la hora de atacar, es una leona hambrienta, dispuesta a saciar su sed de gloria a costas de la vietnamita Hoang Minh.

También te puede interesar: Carlos Joaquín inaugura Mundial de Muay Thai en Cancún

Contagiada por el entorno, la mexicana ‘explota’ en cada golpe, maniatando a su rival, poniéndola contra las cuerdas, ‘devorándola’ a placer. Sufre al principio, pero se reivindica al final.

Disfruta su momento. La fanaticada se rinde a sus pies, la venera en cada ovación. ¡México está presente!

Tras tres rounds de tres minutos cada uno, Mariana y la afición esperan el veredicto: su dramática victoria (29-28) en la categoría de los 60 kilogramos.

No todo fue miel sobre hojuelas para México, ya que por prescripción médica (problemas estomacales), Valeria Ramírez no pudo subir al cuadrilátero para enfrentar a la estadounidense, Natalie Salcedo.

Otra mala noticia para los nuestros en el segundo día del certamen: Óscar Magallanes perdió (10-9) ante el ruso Eduard Saik. El segundo episodio fue letal para el azteca, quien sufrió un fuerte golpe en la nariz.