Con tanta efervescencia en tantas cosas en todo el mundo tanto en política, atentados, corrupción e inseguridad al por mayor, me hace darme cuenta de lo lejano que nos encontramos de la sensibilidad. Estaríamos más sensibilizados por medio de las artes y no habría tantas conductas negativas en la gente.

Una perspectiva profunda del fenómeno de las artes es que el contacto con la estética es un lujo y está pensada únicamente para una élite social y que equivocados están quien lo piensan así.

La obra artística (la que fuere, escultura, pintura, música, danza, etcétera) y el público, están inmersos en una cultura que condiciona las formas de expresión y apreciación de las artes.

El arte en general o la cultura cambia el paradigma de vida a las personas que tienen la oportunidad de estar en contacto con ellas, pero en toda la América Latina existe una miseria intelectual y cultural que no nos permite tener una percepción real de la estética.

Todo artista al crear su obra genera un mensaje que recibe el espectador con sus sentidos y si se está en contacto constante con esto genera una retroalimentación que provoca modas, tendencias y nuevas formas de pensar de toda la población.

Por ello se dice que el arte es la solución a todos los problemas.
La pregunta es ¿por qué no se destina más dinero a esto?

El deporte tiene en ocasiones hasta el mil por ciento más presupuesto que la cultura y tampoco somos las potencias deportivas ¿verdad? Lo que significa que en deporte nos entretiene pero no nos nutre intelectual ni está cerca de sensibilizarnos.

Veamos como en el primer mundo existen alianzas entre la comunidad y los gobiernos haciendo patronatos de verdad en donde hay un compromiso permanente y en algunos casos hasta vitalicios en diferentes proyectos como museos, orquestas, ballets, teatros y un muy largo etcétera.

Para mi México es mi gran orquesta y escucho, veo y siento que está desafinada pero la única manera de afinarla es que todos y cada uno de sus habitantes dejemos de hacer lo que se quiere y puede y empecemos a hacer lo que se tiene y debe.

Ojalá alguno de los candidatos al nuevo gobierno federal tenga en su agenda un aumento en el arte y la cultura para sacar del bache a este país que es la casa de todos. Hasta la próxima semana.