Redacción/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Quintana Roo.- Una pelea de pareja en el fraccionamiento Misión de las Flores terminó con el marido asesinado a puñaladas.

De acuerdo con datos del reporte policíaco, el hecho ocurrió alrededor de la 1 de la mañana de ayer en la calle Flor de Romero, esquina con Narciso.

También te puede interesar: Apuñala a su pareja sentimental e intenta suicidarse

Los agentes municipales detallaron que en la hora señalada, un hombre en estado de ebriedad llegó a su casa ubicada en Misión de Flores, donde encontró a su esposa tomando bebidas alcohólicas en compañía de otro sujeto, hecho que desató su furia y tras reclamar sus acciones, agredió al otro hombre.

Éste se defendió, pero al calor de la discusión, sacó un arma blanca y lesionó al marido para después salir corriendo del domicilio, perseguido por el lesionado, quien no pudo avanzar demasiado, pues producto de sus lesiones se desplomó en la calle. El agresor logró escapar.

Alertados por el escándalo, los vecinos llamaron a la policía y a los servicios de emergencia, llegando elementos municipales y paramédicos de la Cruz Roja y de un servicio privado, mismos que determinaron que el hombre ya estaba muerto. Se dio aviso al Servicio Médico Forense para el levantamiento del cuerpo.

Temía por su vida

En otros hechos, ocurridos en la calle Kantunilkín con Coba, en una colonia de nueva creación, una mujer agredió a su marido.

De acuerdo con datos preliminares, la pareja discutía dentro de su domicilio, sin embargo, en un momento en que la pelea subió de tono, el hombre salió de la casa.

Sin embargo, esto enfadó más a la mujer, quien dio un manotazo a un mueble con cristal, para llamar la atención de su esposo, pero el golpe fue tan fuerte, que rompió el vidrio lastimándose severamente.

Ante los gritos de dolor, el marido regresó a la casa, y temiendo que la señora quiso quitarse la vida, llamó rápidamente al servicio 911. Al domicilio llegaron paramédicos del servicio Costamed, quienes determinaron trasladar a la señora a un hospital del Seguro Social, dada la profundidad de sus heridas, que afortunadamente no pusieron en riesgo su vida.