Ángel Villegas/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Sentado en un balón, rodeado de su cuerpo técnico y jugadores, Matías Almeyda, director técnico de las Chivas del Guadalajara, encabezó esta mañana una larga, pero muy fructífera charla.

Su discurso es inconfundible y también su forma de vivir el futbol. Gesticula, observa con detenimiento a cada uno de sus jugadores, les transmite su pasión y esa hambre que nunca debe faltarles para lograr sus objetivos.

El mensaje es muy claro: “Sueñen desde ahora con triunfar, sean conscientes de que para conseguirlo se requiere de una entrega permanente. Ya verán que este campeonato será diferente”, les dijo su ‘pastor’, Matías Almeyda.

También te puede interesar: Chivas arranca entrenamiento en Moon Palace

El argentino, recién desempacado de Miami, Florida, donde se realizó el sorteo de la Liga de Campeones de la Concacaf, dirigió su primera práctica de pretemporada que ‘su Rebaño Sagrado’ realiza en Cancún, en el campo de golf del Hotel Moon Palace.

Ahí, el estratega, como si fuera el Mesías que le hablaba a sus discípulos, atentos escucharon su ‘palabra’, con tal de refrendar los principios de la filosofía Chiva: unión, humildad y compromiso, pero ojo, ‘sin dejar de disfrutar su profesión, de lo que mejor saben hacer’.

Matías y sus jugadores ofrecieron una cálida bienvenida a los nuevos integrantes de la familia rojiblanca: Gael Sandoval y Ronaldo Cisneros, así como a los juveniles José Gurrola y Juan de Dios Agüayo.

Seriedad a la Concacaf

Chivas no piensa relajarse en ningún torneo, pues sabe que pueden correr con la misma suerte que en el pasado Apertura 2017.

A la par de la Liga MX, Guadalajara afrontará la Liga de Campeones de la Concacaf con la mayor seriedad y ‘demostrar que estamos para cosas grandes en este torneo’.

“Afrontaremos ambos juegos ante Cibao FC de República Dominicana con la mayor exigencia. A ningún rival subestimamos, al contrario, a todos los respetamos. Con este nuevo formato de competencia, te obliga a no tener errores, por tanto, esperemos estar a la altura en esa serie”. 

“A veces, los rivales que no dicen nada por historia, normalmente son los más difíciles, entonces tienes que ser respetuoso. Va a estar bueno el torneo”, sentenció Almeyda.