Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN.- Los 300 millones de pesos que recibió al inicio de su administración municipal Mauricio Góngora Escalante, producto de un refinanciamiento de deuda, fueron usados en casas de bolsa como Bansi, y posteriormente, destinados a adeudos de la comuna no etiquetados, cuando ese dinero se autorizó para obra que nunca se llevaron a cabo.

Lo anterior se desprende de las auditorías que el Ayuntamiento y la Auditoría Superior del Estado (ASE), realizaron a la documentación que dejaron funcionarios de la pasada administración, y mediante las cuales se podrán generar otras denuncias por la presunción del desvío de recursos públicos.

También te puede interesar: Creció deuda a proveedores con Góngora

Esos 300 millones fueron autorizados a través del decreto 326 de la XIII Legislatura “para inversión pública productiva, destinados a refinanciar y/o reestructurar, incluidos sus accesorios financieros, la deuda pública directa actual de corto plazo del honorable Ayuntamiento del municipio de Solidaridad, Quintana Roo”.

La reestructura de la deuda de la que trata el decreto es la de 517 millones que generó la administración de Filiberto Martínez Méndez con Bansi, autorizada también para obra productiva que no se hizo; con la suma de los 300 millones (y descontando lo que ya se había amortiguado de la deuda inicial), la deuda alcanzó un total de 780 millones comprometidos con Banco Interacciones.

Del rastro que siguieron, según las auditorías, esos 300 millones de pesos fueron para la participación en casas de bolsa, entre ellas la de Bansi, dedicadas a la compra venta de valores y productos financieros, en las que Solidaridad perdió parte de ese dinero.

El informe ejecutivo de la auditoría indica que al regresar el dinero a las arcas municipales, fue ingresado a una cuenta de libre disposición, a donde van los recursos que se utilizan para cientos de pagos pequeños, incluso considerados como gasto corriente, por lo que no están etiquetados, e incluso, esto generó que se perdiera rastro de parte de ese dinero.

De esas auditorías ya se han generado denuncias por parte de la ASE –el caso de Felipe de Jesús Castillo Meseta, ex director de Egresos preso por peculado, se desprendió de ese caso-; mismas  que servirán para generar otras en el mediano plazo.