Rubi Velázquez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Diversos moteles de la región se preparan para tener un día de ajetreo y largas filas de espera en sus entradas, esto durante la madrugada del hoy, 1 de enero, ya que en años anteriores ese ha sido una de las fechas con mayores ingresos, por ello esperan que el arranque del 2017 no sea la excepción. 

Este es el caso del Motel Paraíso, en el que sus empleados afirmaron que contarán hasta con una decena de parejas en espera durante la madrugada, “así como se van unas, llegan otras y es cuento de no acabar”.

También te puede interesar: ¡Salud! La sidra tiene propiedades antioxidantes  y además…

Por ello el personal de limpieza del lugar es capacitado previamente para realizar su labor en menos de 10 minutos en cuanto se desocupe cada habitación, todo con el objetivo de agilizar la entrada y satisfacer la demanda.

Por su parte, Carlos Pech, originario de Yucatán y empleado de mantenimiento en dos moteles ubicados en la carretera libre a Mérida, comentó que Navidad y Año Nuevo “son de las pocas ocasiones en las que recibo más dinero en propinas que lo de mi sueldo, sólo hay que agilizar la entrada y salidas de los clientes y ellos se vuelven generosos”.

"Sólo hay que agilizar la entrada y salidas de los clientes y ellos se vuelven generosos”

Caso similar ocurre en el motel Luna, sitio que reciben el doble de parejas en Año Nuevo que en 24 de diciembre; sin embargo, empleados destacaron que este año “ha sido bajo” y que el fin de semana pasado no tuvieron la afluencia esperada.

El 1 de enero se acostumbra, en la zona, celebrar con amigos o parejas y no sólo estar con la familia, de modo que trabajadores esperan un repunte en la afluencia y resarcir las visitas faltantes en Nochebuena.

Los precios en los moteles van desde los 110 pesos por tres horas y hasta 220 pesos por el mismo período de tiempo, y la elección del lugar dependerá del gusto de los clientes y la cercanía a sus hogares, ya que en muchos casos buscan algo cercano para evitar tiempo de traslado y en otras más prefieren la lejanía para evitar ser sorprendidos por familiares y amigos.

Sin embargo en cada uno de los casos, estos lugares garantizan privacidad durante unas horas para parejas de enamorados que darán juntos la bienvenida al 2017.