José Chi/SIPSE
FELIPE CARRILLO PUERTO, Q. Roo.- Un hombre de 65 años murió en el interior de su vivienda en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, al parecer, por un infarto que se le presentó mientras ingería sus alimentos por la mañana.

Los hechos se registraron a las 11 horas de ayer, los números de emergencia sonaron para recibir el reporte de una persona que se desvaneció en su hogar, ubicado en la calle 72 y 57 por avenida Santiago Pacheco Cruz.

También te puede interesar: Frustrado suicida muere al escapar del hospital

De acuerdo con los datos recabados, el ahora occiso se encontraba aparentemente bien, desayunando cuando de repente se derrumbó, las personas que viven con él rápidamente se acercaron para ver qué le pasaba, al ver la situación grave procedieron a solicitar ayuda a las instancias correspondientes.

Al lugar se presentaron paramédicos de la Cruz Roja, quienes le brindaron los primeros auxilios, pero ya no contaba con signos vitales, por lo que posteriormente dieron aviso a las autoridades correspondientes.

Los siguientes en presentarse fueron los elementos de la Policía Municipal de Felipe Carrillo Puerto, quienes iniciaron con la cadena de custodia, tomando testimonio de las personas que se encontraban en el lugar, seguidamente se dieron a labor de acordonar el área mientras esperaban la llegada de los peritos de la Vicefiscalía zona centro.

Minutos después arribaron peritos y personal de la Fiscalía zona centro, quienes tomaron la declaración oficial de las personas que se percataron de lo ocurrido en ese hogar.

Una hora más tarde se presentó personal del Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado, para realizar las diligencias correspondientes, levantar el cuerpo y trasladarlo al Semefo para la necropsia correspondiente y determinar las causas del hecho.

Según datos proporcionado por la Vicefiscalía, la persona quien en vida se llamaba Fernando P. Q., de 65 años de edad y de oficio hojalatero, falleció de un ataque fulminante al corazón. Al lugar también llegaron amigos de la persona fallecida para saber qué había pasado y ver la manera de ayudar a la familia del occiso.