Redacción/SIPSE
CHETUMAL.- Cuantiosos daños materiales, fue el saldo de un aparatoso accidente vehicular entre dos automóviles compactos y un autobús de pasajeros, donde tanto la unidad del servicio público como un tercer vehículo quedaron volcados en el interior de la zona selvática, mientras que el automóvil responsable de este hecho quedó destrozado y atravesado en medio de la temida “Curva del Diablo” donde se originó el accidente.

Los hechos fueron registrados pasando las 14:00 horas a la altura del kilómetro 152 + 300 en el tramo carretero José María Morelos-Polyuc, justamente en medio de la conocida “Curva del Diablo”.

La mujer responsable conducía a exceso de velocidad y sobre el pavimento mojado perdió el control de su automóvil marca Honda tipo Civic color negro sin matrícula de circulación a la vista, el cual invadió el carril contrario y provocó que lo colisionara el vehículo de pasajeros color blanco con la leyenda “Mayab” y placas de circulación del servicio de pasaje federal.

También te puede interesar: Balean a dos personas en la Supermanzana 220: una pierde la vida

Por el impacto el camión ingresó hacia la zona selvática donde quedó completamente volcado sobre su lado derecho.

El vehículo responsable quedó obstruyendo por completo la cerrada curva y provocó que el conductor de un automóvil marca Chevrolet tipo Spark color negro que circulaba con orientación oriente poniente quedara completamente volcado en el interior de la zona selvática.

Posteriormente los agentes de la Policía Federal división caminos arribaron al lugar de los hechos para de inmediato realizar la colocación de los dispositivos de emergencia para evitar algún otro percance vehicular, posteriormente solicitaron el arribo de los socorristas de bomberos de José María Morelos para rápidamente auxiliar a los pasajeros que se encontraban aún en el interior de la pesada unidad, mismos que no podían salir debido a que la puerta había quedado tapada con la maleza.

Rápidamente los bomberos morelenses rescataron a 14 pasajeros los cuales únicamente presentaban lesiones menores, tales como las contusiones y escoriaciones en la piel, por lo que no fue necesario su traslado de emergencia al hospital integral de aquel municipio.

Más tarde las tres unidades fueron canalizadas al corralón más cercano donde permanecerán hasta que la autoridad correspondiente realice el peritaje de rigor que conllevará a las causas exactas del percance.