Un curador no es alguien que nos cura a nosotros, en realidad cura obras de arte, es un curador de arte: Un curador de arte es como un administrador de las obras de arte de un museo.

Es el trabajo más importante que puede tener alguien en un museo, porque se involucra desde las pinturas hasta su colocación, los textos y la elaboración de todo alrededor de esa exposición.

Para empezar, el curador selecciona los trabajos que se van a exponer de un artista, su distribución en el museo y el orden en el que se va a presentar. Organiza los textos que van en el catálogo. Prepara el montaje de la obra y la supervisión de todos los cuadros.

Tiene una gran responsabilidad porque tiene que tratar los cuadros como si fueran suyos y cuidar que no les pase nada antes, durante y después de su exhibición.

Y esto me parece muy loable pero ya ven que aquí en Quintana Roo cualquiera es doctor en ciencias ocultas y dudo, y a las pruebas me remito, que exista un verdadero curador de arte como algunos se hacen llamar.

Primero tiene que tener la licenciatura en historia o historia del arte, además de amplios conocimientos de física, diseño, administración, recursos humanos, marketing y relaciones públicas entre muchas cosas más.

Y por supuesto tener grandes conocimientos y habilidades para la escritura para poder publicar en revistas de arte y hasta científicas. Obvio conocimientos de informática para poder hacer presentaciones digitales para poder vestir sus presentaciones orales. Forma de conseguir financiamiento para los proyectos e investigaciones y un inglés fluido oral y escrito será imprescindible.

Especialistas reales y estudiados son los que necesitamos en nuestro amado Quintana Roo para realmente poder subir el nivel y dejemos de aplaudirle a cualquier cosa, ya que en el mundo está muy competido y aquí sólo basta con que me diga curador para que la gente me respete y eso no se vale.

En todas las bellas artes, la campaña de creación de públicos debe ser permanente y por supuesto debe de iniciar con las cabezas para orientar y no uno que dizque sabe y obvio dizque enseña. Hasta la próxima semana.