Redacción/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Se registró una llamada al número de emergencia 911 para reportar a una pequeña que quedó con la cabeza atrapada en una reja de herrería, los hechos sucedieron en el fraccionamiento Villamar 2, calle Islas Bermudas e Islas Cabo de Solidaridad.

También te puede interesar: ‘Estampida’ en iglesia deja una mujer lesionada

De acuerdo con la madre de la menor, todo marchaba bien era una tarde normal y ella cuidaba de sus dos hijos, sin embargo, también se mantenía haciendo las labores del hogar, por lo que se movía y regresaba a donde ellos estaban para vigilarlos.

De un momento a otro se percató de que su pequeña de dos años de edad estaba con su cabecita atorada en uno de los barrotes de la reja, en la entrada de su casa. La menor estaba jugando en esa zona y en una distracción se atoró y no podía salir.

De inmediato la madre corrió a ver cómo es que su niña había quedado en esa situación y trató de remediarla poniendo jabón en la cabeza de la niña, pensó que así con facilidad se desatoraría. Al ver que no funcionó la mujer se desesperó un poco y recurrió a solicitar la ayuda de cuerpos de emergencia, ya que se encontraba sola y nadie más podía ayudarla.

De inmediato arribaron elementos de la Policía Municipal, sin embargo, tampoco pudieron hacer nada por la pequeña, pues necesitaban herramientas que pudieran manipular los barrotes de la herrería; así que los policías se dieron a la tarea de llamar al heroico cuerpo de bomberos.

Los bomberos se trasladaron hasta el domicilio y pudieron remediar la situación gracias a su conocida herramienta ‘garra hidráulica’, que cumplió la función de doblar los fuertes fierros y sólo así la niña pudo sacar su cabeza.

La pequeña no resultó con lesiones y el incidente no pasó a mayores más que el susto que le sacó a su madre y el 'terror' que vivió cuando estaba atorada.