Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- La mudanza que la administración local prevé para el primer trimestre del año tendrá efectos positivos en el tránsito vehicular de la zona centro, pero acarreará otros negativos en la zona de la Cruz de Servicios, en donde se ubica el nuevo Palacio Municipal, por lo que acelerarán la apertura de más vías de comunicación.

“Estamos viendo que ya se genera un tráfico que aún no es intenso, pero podría serlo en los próximos meses cuando ya tengamos instalado la totalidad del Palacio Municipal en el nuevo edificio, y eso requerirá que aceleremos también el Programa de Integración de Avenida en la zona poniente que iniciamos este año, pero que se debe concretar para el 2018, pues así está proyectado en el presupuesto de egresos”, dijo César Navarro Medina, regidor de Desarrollo Urbano.

También te puede interesar: Se agrava déficit de estacionamiento cerca del Ayuntamiento

De acuerdo a William Conrado Alarcón, director de Infraestructura, el 8 de febrero quedará concluido el Palacio Municipal que se ubica en la Cruz de Servicios, y con ello todas las oficinas que ocupan el actual Ayuntamiento se mudarán en las siguientes semanas, con lo que la tramitología de la ciudadanía se hará en ese nuevo recinto administrativo, y con ello una mayor afluencia de automóviles.

“No tuvimos una buena planeación desde hace años, nunca se previeron avenidas más anchas ni que hubiera más avenidas, pero en esta administración estamos haciendo lo mejor que podemos con lo que tenemos, y en la zona hay todavía algunas obras de apertura que nos ayudarán a darle fluidez al tránsito vehicular”, indicó el regidor.

Entre las aperturas de calles que aún faltan alrededor del nuevo Ayuntamiento se ubica la prolongación de la avenida 38, entre la avenida 125 y Paseos del Mayab, y acondicionar la prolongación de la avenida CTM. Asimismo en la avenida 125, en el tramo que va de la avenida 38 a la Constituyentes se abrirá el sentido norte-sur, lo que generará dos carriles más.

Navarro Medina indicó que lo positivo de estos cambios, es que la zona del centro va a disminuir su afluencia, en beneficio tanto de la comunidad local como de los turistas que batallan para encontrar estacionamiento.