Sajhid Domínguez/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, obispo de la Prelatura Cancún-Chetumal, hizo un llamado a la población a no caer en especulaciones y a mantener la calma, esto en relación a la falsa noticia de los explosivos encontrados en navíos de Cozumel.  Además, instó a las autoridades a resolver este caso lo antes posible para que todo vuelva a la normalidad.

El prelado opinó que las investigaciones se tienen que acelerar para saber de dónde viene y qué intenciones tienen realmente, ya que le parece increíble que alguien quiera hacerle daño a Quintana Roo.

También te puede interesar: Estados Unidos cree una Fake News y lanza una alerta para Playa

“No entiendo cómo puede haber una mente tan corrupta y torcida que quiera hacerle daño a nuestro estado y al turismo, entonces aquí la justicia tiene que hacer su trabajo y hacerlo cuanto antes”, afirmó.

El líder espiritual de los católicos en Quintana Roo también hizo un llamado a la sociedad para que se mantenga la calma y la serenidad, asimismo, tener confianza en que sólo fue un accidente aislado, por lo que pidió orar para que pronto se esclarezca este asunto.

"No dejen por ningún motivo que puedan hacer daño a la población".

“El control lo debe de tener el gobierno, que ellos tomen el sartén por el mango y que no dejen por ningún motivo que puedan hacer daño a la población, porque el daño no se los hacen al gobierno, ni al turismo nada más: el daño se lo hacen a todos, porque todos salimos perjudicados”, sentenció monseñor.

Acerca del Consejo Interreligioso, Elizondo Cárdenas afirmó que aún no han llegado a estos temas con los ministros de otros cultos, y que será hasta el 12 de marzo cuando se lleve a cabo la próxima reunión, donde se fijara una postura, además de los tópicos que le interesan a las iglesias como la defensa de la vida, la familia, la libertad religiosa y la paz.

“Creo que va a ser muy útil y provechoso que la sociedad se una para tener instancias y fuerzas, y así ejercer presión al gobierno, así como otras sociedades civiles se han unido para destruir la corrupción en los políticos, que es de donde viene todo, hay que empezar a barrer la casa de arriba abajo para que llegue la justicia y la paz a todos los sectores sociales, entonces hay que lograr que la sociedad se una para estos temas”, sentenció el obispo.

En la homilía, monseñor habló acerca de los tiempos de perdón y penitencia, “estamos en el camino de la Cuaresma, en la conversión, tenemos que poner en práctica los medios que son los ayunos, la oración y la limosna, y el Señor nos dice que no convirtamos, la casa de Dios en un mercado porque la Iglesia es para la oración y no para hacer negocios”.