Alejandro García/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Durante la segunda semana de la temporada vacacional de verano, de acuerdo con el comparativo del acumulado del mes (con última actualización al 24 de julio) de la Secretaría de Turismo del estado, se registra una ligera baja en la ocupación hotelera; de acuerdo con Marisol Vanegas Pérez, titular de la dependencia, al final del período de asueto de casi un mes, se prevé el arribo por encima de los dos millones de visitantes.

La temporada de verano es una de las más altas del año, de hecho la segunda, pues se considera que invierno es cuando la afluencia turística es superior.

También te puede interesar: ¡Histórico! La ocupación hotelera de Chetumal supera el 80%

Actualmente el Caribe Mexicano cuenta con una oferta de 101 mil cuartos de hotel, de ahí que en apariencia la ocupación tenga una ligera caída, cuando en realidad puede estar igual que el año pasado, e incluso por encima, pero la variable es que aumentó el número de habitaciones.

“Tendremos turistas, en una proporción muy alta, de Europa, Sudamérica, Estados Unidos y Canadá, que también en una muy alta proporción se combina con el mercado nacional, principalmente de Monterrey, Guadalajara, Veracruz, Puebla, la Ciudad de México y los regionales de Tabasco, Campeche y Yucatán.”

Las cifras de ocupación que reportó la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos son de 88.3%, cuando en el mismo período del año pasado registraron 90.6%; el barómetro de Cozumel indica 77.4%, contra 75.7%; Isla Mujeres reportó 70.5%, contra 72.1%; Chetumal 63.2%, hasta el momento es el único destino que muestra un incremento relevante, pues el año pasado registró 50.3%, es decir 12.9 % más; y Riviera Maya reportó 88.5%, 1.5 % menos que el mismo periodo del año anterior.

La titular de la Sedetur comentó que las expectativas muestran que al final del periodo vacacional de verano habrá 3% más de visitantes y derrama en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Los prestadores de servicios de las actividades a realizar reportaron que las excursiones están saturadas, así como las actividades náuticas, las arrendadoras de vehículos, restaurantes y demás.