Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Quintana Roo.- Las finanzas de las aproximadamente mil 500 escuelas de Quintana Roo, no se auditaron o supervisaron en la administración pasada.

En su momento, Héctor Santín Gómez, presidente de la sociedad de padres de familia, indicó que al menos 50% de los directores de las escuelas de educación básica manejaban en la opacidad los recursos de los planteles, es decir, a nadie les rendían cuentas, aunque los paterfamilias lo solicitarán.

También te puede interesar: Cuatro directores no acabarán el ciclo escolar en su plantel

Comentó que es importante la modificación al reglamento y que se obligue a cada uno de los directores a rendir informes financieros, porque cuando se hace la concesión de la tienda escolar, participan el Consejo Escolar y los padres de familia, por lo tanto, consideró que también deben tener un informe detallado del recurso que ingresa al plantel.

Ahora, se solicitará regular el recurso de las cuotas escolares, es decir, cualquier tipo de compra que se haga por parte del director tendrá que sea mediante autorización de asamblea, dijo Héctor Escárcega, vicepresidente de la Sociedad de Padres de Familia en Quintana Roo.

“Pretendemos que esté normado de manera local, y que toda compra que se realice se le informe a los comités de padres de familia, porque desgraciadamente, el director compra un foco o ventilador, pero no se nos reporta o da a conocer, simplemente mete las cotizaciones y es la SEQ quien autoriza y con este proceso que proponemos, cualquier tipo de compra que se haga sea ante asamblea”, comentó.

"Pretendemos que esté normado... que toda compra que se realice se le informe a los comités de padres de familia"

Señaló que esto es parte de los nuevos cambios que se están teniendo poco a poco dentro de las escuelas, porque hasta la administración pasada no se supervisaban o auditaban los recursos. Actualmente existen los comités de contraloría social.

Los planteles reciben recursos propios de las cuotas escolares, sin embargo, el recurso más fuerte lo reciben de las tiendas escolares, mismo que debe servir para solventar las necesidades más apremiantes.

De acuerdo con el reglamento de las tiendas escolares, los concesionarios deben de aportar a la dirección del plantel un peso por cada alumno matriculado. Por ejemplo, la concesión de una tienda escolar en una escuela secundaria, paga un aproximado de mil 200, dependiendo del número de alumnos, que a la semana se traduce en seis mil pesos; al mes, 24 mil, y al año, más de 280 mil pesos.