Por primera vez en la historia del estado y como consecuencia de las nuevas reglas del juego electoral, un reducido batallón de cinco candidatos independientes a presidencias municipales irrumpió en la escena política local respaldados por ciudadanos que simpatizan con sus proyectos, condimentando la competencia que está a punto de arrancar formalmente.

Contra los pronósticos, los ajustes realizados a la ley electoral estatal funcionaron como se esperaba, abriendo la puerta a que más ciudadanos buscarán la opción de convertirse en candidatos registrando una cifra récord en la entidad.

Sin embargo, el panorama para los independientes no es halagador; por el contrario, están a punto de entrar en una competencia de campo traviesa con todas las desventajas posibles por el desequilibrio del escenario electoral que sigue favoreciendo a la partidocracia.

Porque candidatos como Julio “Taquito”, Isaac Janix, Prudencio Alcocer, Gloria Mex y Fany Cahum, que son netamente ciudadanos, irán a la batalla sin una estructura que los respalde y con un presupuesto ridículo, muy lejano a los abundantes recursos de los que gozan los partidos.

Pero si bien ganar las presidencias municipales es en los hechos una misión imposible, su lucha no deja de ser importante porque son la punta de lanza para romper un añejo paradigma de nuestra incipiente democracia.

El reto para el batallón independiente es abrir brecha hacia el futuro realizando campañas inteligentes y austeras para conectar con la población, dando más importancia al mensaje que a la sobreexposición de su imagen y al fondo que a la forma, para demostrar que hay vida y posibilidades políticas fuera del manto de la partidocracia.

La apertura de espacios políticos en combinación con el hartazgo ciudadano hacia los partidos tradicionales y los grillos de siempre son el abono ideal para que los candidatos independientes se consoliden como una opción real en el mercado electoral, permitiendo a su vez dar un paso hacia el ideal de una democracia más madura y representativa en Quintana Roo y en México.

Pero mucho de ello depende del papel que jugarán los independientes en estas elecciones y sobre todo de los posicionamientos que tomen en el futuro cercano aquellos que por esta vía accedan al Cabildo o, en un golpe de suerte, a la presidencia municipal, pues su congruencia y diferenciación con la “clase política” será vital para generar confianza en ciudadanos hartos del estatus quo que buscan nuevas opciones para hacer valer su voz.