La frase “un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”, atribuida a varios personajes, no pierde vigencia y de hecho es una máxima que se emplea para introducir a los estudiantes en la historia. Pero la historia no aplica solo a la materia del que se considera padre a Herodoto, es una reflexión acerca del presente y del futuro.

Porque toda nuestra vida requiere de contextos que nos deben permitir tomar mejores decisiones, tanto en lo individual, familiar y como parte de una sociedad, lo que implica comprender las relaciones entre pasado, presente y futuro, pues la historia estudia procesos en los que participan individuos en calidad de seres sociales.

A nosotros corresponde interpretar y analizar esas “huellas” del pasado para contrastar, de manera hipotética, muy diversos escenarios, desde el futuro laboral hasta nuestros gobiernos. Sin embargo, ahora, en la llamada "sociedad de la información", se corre un peligro, sobre todo con las nuevas generaciones pues, como dijo el economista Harold Innis, “la mente de moda es la que niega el tiempo”, de ahí que los jóvenes deben conocer y articular los tiempos y comprender su nexo en lo social, político, económico y cultural.

Particularmente inmersos en las próximas elecciones, si no reflexionamos en lo que ha sido nuestro pasado, si no recordamos lo que hemos hecho o dejado de hacer, podemos "condenarnos" a repetir la historia, sobre todo la que no ha sido tan favorable, porque nuestro presente y futuro están determinados por acciones u omisiones.

Así sucede con los países, aquellos que no conocen su historia están predeterminados a vivir día a día como lo han venido haciendo desde antes. Se necesita, entonces, de ciudadanos informados, críticos, pensantes que reflexionen sobre la situación que viven actualmente y que los ha llevado a estar en ese punto para poder, en conjunto, cambiar a sus países.

Con la historia podemos saber cómo se articuló la formación del México actual, las características de las instituciones y cómo el gobierno, partidos y personajes han triunfado o fracasado en sus proyectos por normar la vida del país. A eso apelamos en este periodo de elecciones en el que se habla de parteaguas histórico o de escenarios “de riesgo” por el eventual triunfo de X o Y candidato.

No debemos olvidar que el protagonista de la historia es el hombre y si no revisamos esa línea del tiempo para tomar mejores decisiones, podremos repetir errores del pasado.

¿Y quién la dijo primero?

Sobre la frase de la historia, encontré esto en la red: "Se atribuye a demasiados personajes históricos como para saber quién fue el primero que la dijo, entre ellos Confucio, pero la mayoría se la acredita a Napoleón. Es como aquella frase de Benito Juárez: "Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz", que todo mundo desconoce que se basó en Immanuel Kant, también se ha dicho que la frase fue tomada por Juárez de escritos del teórico del liberalismo Benjamin Constant de Rebecque. Violeta Parra hizo la canción "Gracias a la vida" y muchos creen que fue Mercedes Sosa o Alberto Cortés... no dejemos que la ignorancia distorsione la verdad".

(Comentario Anónimo en diciembre de 2015, en: reflexiona-ciudadano.blogspot.m)