A tres semanas del arranque formal de las campañas de los candidatos a alcaldes, en Cancún las cosas no están nada claras, pues los gallos postulados por las tres coaliciones tienen que pasar aún el filtro de los tribunales antes de llegar a las boletas electorales.

El caso más sonado en los últimos días ha sido el del ex priista José Luis “Chanito” Toledo Medina, lanzado a la contienda en el municipio cancunense por el PRD, pero cuyo registro fue rechazado por el Instituto Electoral de Quintana Roo en una cuestionable decisión que ya fue impugnada ante el Tribunal Electoral local.

Este miércoles el líder estatal del PRD, Jorge Aguilar Osorio, confirmó que la impugnación ya fue presentada formalmente ante el Teqroo después de que el Comité Nacional del Sol Azteca ratificara a “Chanito” Toledo como candidato, tras considerar que cuenta con los elementos legales para revocar la negativa del organismo electoral quintanarroense.

En un ajuste de la estrategia, el Sol Azteca realizó algunos movimientos dentro de la planilla, entre ellos la sustitución de Sergio Flores Alarcón como suplente, para suavizar las tensiones con diversos grupos de poder que estaban inconformes con el reparto de las posiciones.

“Chanito” Toledo y los partidos que lo impulsan están confiados de que el Teqroo les dará la razón, ya que existen antecedentes similares de candidatos con doble residencia que recibieron la venia del Teqroo para competir en elecciones municipales sin mayor inconveniente, como el actual alcalde de Isla Mujeres, Juan Carrillo Soberanis, y en el remoto caso de que los magistrados mantuvieran la negativa, aún queda la carta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf) como último recurso.

Pero no solo el candidato del Frente está en líos, también el priista Mario Machuca Sánchez y la candidata de Morena estarían siendo sometidos al filtro de los tribunales por impugnaciones en su contra.

El PRD no quedó conforme con la resolución del Ieqroo que le permitió a Mario Machuca convertirse en candidato de la coalición PRI-Verde-Panal en Cancún a pesar de que ya estaba en campaña como candidato suplente a Senador, por lo que amenazaron con impugnar para bajar del caballo al líder de la CROC.

Y en el caso de Morena, son sus propios militantes de base los que sostienen la impugnación contra la candidata en Cancún, a la que consideran una imposición ilegítima.

Los tres candidatos estarán en las manos de los magistrados electorales, que tendrán que resolver estos espinosos asuntos bajo presión, antes del campanazo de inicio de las hostilidades.