Prueba de una tremenda incongruencia, los partidos políticos que integran la coalición “Por México al Frente” –PAN, PRD y Movimiento Ciudadano– se niegan a transparentar la forma en la que utilizan los millonarios recursos públicos que reciben sus dirigencias estatales, pisoteando la Ley de Transparencia como sujetos obligados, al menos en el papel.

Mientras los candidatos del “Frente” a senadores y diputados federales se comprometen hasta el cansancio en sus discursos a ser transparentes e incluso firmaron un compromiso al respecto, los partidos políticos a los que pertenecen mantienen su información en lo oscurito, bateando a placer las solicitudes ciudadanas.

En un ejercicio para comprobar si estos partidos –considerados sujetos obligados a partir de la última actualización de la Ley de Transparencia a nivel local– cumplen con abrir su información pública, desde el pasado 26 de enero ingresamos a la plataforma Infomex Quintana Roo solicitudes de información sobre el padrón de militantes, la cantidad de cuotas recaudadas en 2017 y el gasto en renta de muebles e inmuebles, entre otros temas.

La misma solicitud de información se envió a todos los partidos políticos, quedando registradas con los folios terminación 0418 al 1018 en el Sistema de Solicitudes de Información del Estado de Quintana Roo.

Pero las solicitudes fueron ignoradas por completo por el PAN y PRD, partidos estatales que no dieron seguimiento a la solicitud ni siquiera de forma extemporánea.

De los partidos del “Frente” opaco, el único que se dignó a responder la solicitud fue Movimiento Ciudadano, aunque lo hizo de una forma completamente ilegal, sin responder con claridad a la solicitud realizada. Omitieron el número de militantes, las cuotas cobradas durante el año pasado, y respondieron que no cuentan con ningún mueble o inmueble en renta en el estado.

No fueron los únicos: también el PES y el Partido Verde se pasaron por el arco del triunfo sus obligaciones de Transparencia y simplemente no respondieron. Los únicos que cumplieron con una respuesta en el tiempo establecido por ley fueron el PRI y Nueva Alianza.

Y mientras los partidos se burlan de las leyes, los dormilones comisionados del Instituto de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Idaipqroo) no mueven un dedo para meterlos en cintura, aunque tienen conocimiento pleno de la opacidad que impera en estos organismos financiados con dinero del pueblo digno de mejor destino.