En los últimos 60 años, grandes cambios ha resentido nuestro planeta, mostrando cabalgante crecimiento poblacional, pobreza, escasez de agua; eso gana la batalla a la avasallante tecnología. De forma singular quisiera comentarles que, hasta hace seis décadas, la mujer estaba dedicada a la casa y asida a su fustán el resto de la familia. Laborar fuera de este escenario era casi imposible. Su incorporación al ámbito laboral la ha convertido en cabeza, guía y fuente de ingresos. Al día de hoy, cuando menos cuatro de cada diez trabajan fuera de su hogar.

Esta metamorfosis socioeconómica indirectamente las expone a padecer una serie de enfermedades, y dentro de tantas hoy quisiera hablarte sobre el “síndrome de fibromialgia”, enfermedad que imbrica desde su origen factores genéticos, emocionales, hormonales y ambientales. ¿Pero qué es la fibromialgia?

La palabra fibromialgia significa dolor en los músculos y en el tejido fibroso (ligamentos y tendones). Esta sensación desagradable llega a ser muy fuerte al presionar determinadas áreas del cuerpo, que médicamente definimos como “puntos gatillo”.

Desafortunadamente y a pesar de toda la infraestructura tecnológica, desconocemos la causa de su presencia y el porqué es más frecuente entre mujeres. Lo que sí sabemos es que el sistema parasimpático no trabaja bien y que la principal sustancia reguladora del dolor (serotonina) se encuentra a la baja, favoreciendo la desproporcionada sensación de dolor. De igual forma, consideramos que los desajustes hormonales, cambios ambientales, procesos infecciosos, entre muchos, juegan un papel importante, cual despertadores de aquellos elementos genéticos asociados con los problemas reumáticos.

El impacto de esta enfermedad es preocupante, ya que llega a trastornar la dinámica familiar, social y laboral. Escuchamos a veces frases como: “Ya no la aguanto”, “de todo te quejas” o “es inventado, sólo lo haces por llamar la atención”.

Si a lo anterior le sumamos la falta de conocimiento y paciencia por parte de algunos médicos, entenderemos la razón de frustración mostrada por los dolientes.

Mucho opinan sobre la fibromialgia, pero poco se conoce. Cinco millones de mexicanos son víctimas de esta enfermedad, aunque contamos con medicamentos reguladores de recaptura de serotonina, relajantes, antineuríticos del tipo de la gabapentina, y desinflamatorios, que se acompañan de ejercicios. Muchos dicen que no existe e ipso facto contesto: ¡Porque no la padecen!

Finalmente, antes de emitir un juicio, este 12 de mayo, DÍA MUNDIAL DE LA FIBROMIALGIA, te sugiero que comentes o acudas con un reumatólogo; te evitará lastimar a quienes te rodean, que no tienen culpa de sufrir esta enfermedad.