¡Ahora resulta que nadie pasó con un seis…! Florestán

No cabe duda de que hay un ánimo de enojo donde no hay un resultado que a algunos les embone, con el riesgo de que se convierta en mayorías que siguen a un flautista del desastre imaginario.

Y estoy hablando de futbol, no de campañas que terminaron con el primer segundo de este jueves y con ellas el fin del bombardero, inútil pero grosero y ventajoso, de 55 millones de spots.

La noticia es que ayer el campeón defensor, Alemania, quedó eliminado del Mundial de Rusia y que la selección mexicana calificó para la siguiente ronda y que pasó a un despectivo segundo lugar porque perdió el tercer partido ante Suecia 3-0.

Y eso fue lo que llevó a quienes siempre han vivido del lado amargo del futbol a reforzar sus obsesiones, que no sus razones.

Son los mismos que por años destrozaron al profe Osorio y lo resucitaron con los dos primeros triunfos en tierras mundialistas, el 1-0 al campeón mundial y europeo, Alemania, y luego el 2-1 a una dura Corea y hasta escuchamos el coro de Osorio, hermano, ya-eres.-mexicano, pidiendo, además, su continuidad cuando siempre exigieron su despido.

Quiero recordar que la prioridad de la selección mexicana en esta fase, era pasar a la siguiente, y lo logró, aunque a muchos no les haya gustado y a los que propongo este ejercicio: si México hubiera jugado un calendario al revés y perdido el primero 3-0 con Suecia, ganado el segundo 2-1 a Corea y el tercero 1-0 a Alemania, siendo la misma clasificación, ¿cuál hubiera sido la reacción…? Que faltaría Paseo de la Reforma para seguir celebrando.

Pero no. La derrota está en el ánimo de muchos.

Yo solo agrego que desde ese malhumor y rechazo por el marcador de ayer se ignora que el orden de los factores no altera el producto pero sí el ánimo, aunque el resultado sea el mismo: calificar.

¡Ah! Y no fueron los goles coreanos, sino los triunfos mexicanos.

RETALES

LUNES. Y quiero ver ese ánimo del día siguiente, lunes 2, cuando el Tri se enfrente a Brasil a las 9 de la mañana tiempo de México. Y quiero que gane para seguir adelante y callar bocas a quienes ya nos dan por muertos, como si nunca se le hubiera ganado a los brasileños;

RENUNCIA. El más respetable referente de la izquierda mexicana, la maestra Ifigenia Martínez, fundadora del PRD, presentó ayer su renuncia a ese partido por la alianza que hizo con el PAN para formar el Frente con Ricardo Anaya de candidato; y

BLOQUE. Pues siempre sí, y no cuatro, fueron siete los gobernadores panistas que formaron el bloque para tener la interlocución con el próximo gobierno y hacerse, en su momento, de la refundación del PAN. Ojo, no firman Javier Corral, Chihuahua; Miguel Ángel Yunes, Veracruz; Miguel Márquez de Guanajuato; Antonio Chavarría, de Nayarit, ni Francisco Vega, de Baja California. Lo suscriben Martín Orozco, Aguascalientes; Carlos Mendoza, BCS; José Rosas Aispuru, Durango; José Antonio Gali, Puebla; Francisco Domínguez, Querétaro; Carlos Joaquín, Quintana Roo, y Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Tamaulipas. Ahí está ya el mensaje. Para lo que venga.

Nos vemos mañana, pero en privado