Él gira sobre el eje de un balón. Florestán

El sábado fue, para mí, un día excepcional, entendiéndolo como una contravención a la regla, un día de luces.

¿A qué me refiero?

A que se registró una serie de hechos que van contra lo que ha sido regla entre muchos mexicanos y, a veces, entre la mayoría.

Y quiero ir de menos a más.

Primero, la multitudinaria representación mexicana en el mundial de Rusia hizo suyo el ejemplo de los aficionados japoneses de recoger la basura que había tirado en el estadio durante el partido de su selección contra Colombia, y en el encuentro del sábado del Tri contra Corea del Sur, lo nunca visto: que los paisanos allá hicieran lo mismo y levantaran vasos, plásticos, papeles, bolsas que tiraron durante el partido. Y no conforme con ese cambio, que ojalá se extendiera en los partidos y en la vida nacional, callaron el grito de ¡Eeeh… P…! más que por la amenaza contra el equipo, por una decisión colectiva a la que llegaron por medio de los chats en los que se han organizado.

El punto central, e impensable esa misma mañana, fue que recogieron el tiradero y acabaron con ese grito. Esto allá, en Rusia. En México, también.

La fiesta anual de la comunidad gay, el desfile de su orgullo, estaba citado desde hace mucho tiempo para el sábado 23 de junio, el sábado pasado, pero resulta que para ese mismo día se programó el partido México-Corea del Sur, que ganó México, con lo que por primera vez en la historia mundialista logró dos victorias seguidas, seis de seis puntos y ponerse en la antesala de jugar el siempre soñado cuarto partido, que salvo en México 86, nunca han alcanzado ¡y qué ganan! Y de ahí ¡al Ángel! el mismo Ángel de donde partiría la marcha más festiva y alegre que hay en México, y que se juntan, y que, contra lo que se hubiera podido temer, se reunieron todos en una sola voz de fiesta, y se cruzaron banderas futboleras con banderas de arcoíris, y que los pamboleros se sumaron a la celebración gay e hicieron de las dos una sola celebración y marcharon hasta el Zócalo, entre bailes, cantos, abrazos, camisetas verdiblancas, lentejuelas, plumas, antifaces, música, ritmo y bailes.

Y al ver todo eso junto el mismo día, volví a creer en que todo es posible en la unidad, el orden, la fiesta y el respeto, que todo es posible en la convivencia.

RETALES

ACLARANDO. El gobernador panista de Aguascalientes, Martín Orozco, desmintió que con sus pares de Durango, José Rosas Aispuro; de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, y de Querétaro, Francisco Domínguez, fuera a publicar un desplegado para hacerse del PAN y desmarcarse de Ricardo Anaya, que tiene licencia como presidente de ese partido;

TIEMPOS. Pues el INE, su presidente Lorenzo Córdova, deberá dejar bien claros, hasta dónde sea posible, los tiempos de los conteos rápidos y del PREP, porque hasta hoy hay dudas en el horario y los porcentajes, cifras que de retrasarse dejarán abierto el espacio para las proclamaciones; y

ENCUESTAS. Hoy se deben publicar las últimas antes de las elecciones del domingo, y digo hoy, para que se puedan comentar hasta mañana que es el último día de campañas. A ver. M

Nos vemos mañana, pero en privado