Desde el 31 de marzo pasado venció el plazo para que el Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo} validara la conformación de tres nuevos partidos políticos estatales, lo cual no sólo no ocurrió, sino que deberá ahora ocurrir en medio de nuevas protestas y señalamientos en contra del órgano electoral más cuestionado en la historia de Quintana Roo, por la irregular actuación de quienes lo conforman.

Con cuatro –de siete– consejeros denunciados por delitos electorales y violencia política, con procesos penales federales abiertos, con funcionarios también denunciados por los mismos rubros, pero que hasta ahora serán los responsables de instrumentar programas como el de Resultados Electorales Preliminares (PREP) el día de la jornada comicial, y con un público enfrentamiento entre los integrantes de su Consejo General, pareciera que más males no pudiera arrastrar el cuestionado Ieqroo, pero no es así, el incumplimiento en los plazos para la conformación de nuevos partidos políticos se suma a la lista.

Desde 2017, tres asociaciones solicitaron su registro y durante todo ese año celebraron las asambleas municipales y estatales que exige la norma para obtener el registro: Movimiento Auténtico Social (MAS), Movimiento Alterno de Renovación (MAR), y Confianza por Quintana Roo; los cuales cumplieron con los requisitos señalados y comprobaron los gastos ejercidos, por lo cual sólo faltaba la resolución final, sujeta a la validación de firmas por parte del Instituto Nacional Electoral (INE), lo cual ya ocurrió, pero el Ieqroo simplemente no sesionó para proceder con el registro respectivo.

Según ha trascendido, será en la siguiente semana cuando los integrantes de dichas asociaciones elevarán sus protestas en contra del cuestionado órgano electoral, pues aunque el proceso electoral local está en marcha, desde hace un mes y medio el Ieqroo debió entregar las constancias de registro como partidos locales, lo cual evidentemente no ha ocurrido, debido a las múltiples demandas que han tenido que atender tanto consejeros como funcionarios.

Recientemente, la aun presidenta del Ieqroo, Mayra San Román Carrillo Medina, negó que vaya a dejar el cargo y aseguró incluso que llevará a buen puerto el proceso en marcha. Nada más alejado de la realidad, cuando dicho proceso es ya el más cuestionado en la historia local y con funcionarios cuyo futuro parece estar más relacionado con la cárcel que con la jubilación digna.

Por lo pronto, habrá que esperar que las protestas se realicen para que los partidos obtengan su registro y no es precisamente que hagan falta al esquema democrático nacional más instancias de este tipo, es simplemente que ya realizaron una labor que la autoridad electoral desdeña y minimiza a ojos vista.