Este miércoles, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf) determinará si José Luis “Chanito” Toledo Medina podrá contender por la alcaldía de Benito Juárez, a 25 días de las elecciones, lo que meterá al diputado federal con licencia a la lucha y, a la vez, representará la más grave derrota para los órganos electorales quintanarroenses.

Este martes por la tarde, Toledo Medina tuvo una audiencia de oídas con los magistrados electorales y, según ha trascendido, dos de ellos se han manifestado ya en favor del reclamante, que en su momento presentó más de 18 documentales ante el Instituto Electoral de Quintana Roo que demuestran su residencia en el municipio Benito Juárez que pretende gobernar, lo que la autoridad electoral consideró insuficientes para otorgar la candidatura, criterio que compartieron tanto el Tribunal electoral local y la Sala Regional Xalapa del Tepjf, pero en la perspectiva de la Sala Superior la aplicación de la norma habría sido incorrecta por su “inflexibilidad.”

En su momento, en lo local se ha argumentado que las determinaciones hasta ahora emitidas trasgreden el derecho a ser votado consagrado en la Constitución federal, pero además no se ha respetado el principio por medio del cual las normas deben tender a ser más abiertas y permisivas en favor de los ciudadanos, y la especulación ha llegado a tal grado que se ha señalado la operación de algunos actores políticos que, presionando a los órganos locales, tendrían la operación de afectar la candidatura de Chanito.

Lo cierto es que la afectación ya existió y no debe pasar desapercibida, si el aspirante logra la candidatura, de entrada, ya le fueron negados veinte de los 45 días que dura la campaña, prácticamente la mitad, ante lo cual no debe quedar impune la acción realizada tanto por el Teqroo como el Ieqroo, y pasado el proceso electoral, se deberá ajustar cuentas a sus integrantes, los cuales por cierto, se encuentran ya señalados y demandados por distintos delitos cometidos.

No se trataría entonces de una venganza, sino de un acto de estricta justicia, pues por motivos poco claros, tanto consejeros como magistrados negaron a un ciudadano su derecho a ser votado, afectando sustancialmente con ello la competencia electoral, y aunque obtuviera el triunfo en las urnas, la inequidad ocasionada debe ser atendida, pues el acto habría sido al margen de la legalidad; por cierto, tres de siete consejeros concluyen su labor en octubre del presente año, parece entonces la ocasión ideal para renovar en su totalidad al Ieqroo.

Por su parte, en el Teqroo uno de sus tres integrantes concluye período, debiera entonces considerarse la renovación total, para evitar cualquier duda sobre la objetividad e imparcialidad en la actuación de los magistrados ¿o se esperará a que experiencias similares se repitan en el proceso local del 2019? Por lo pronto, esperemos la resolución de los magistrados para que Chanito inicie formalmente campaña, pues tiene sólo 25 días para remontar.