Durante las últimas horas ha estado en el “ojo del huracán” la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos contra la Mujer y por Razones de Género, en manos de Guadalupe Reyes Pinzón. Las razones se deben al feminicidio contra “Zenobia G.”. La audiencia al imputado fue diferida ayer, aunque ya recibió el fallo condenatorio. La sentencia final se conocerá la próxima semana.

Aunado a lo anterior, un familiar del procesado apareció muerto en Puerto Morelos, con tintes de ejecución. Los pormenores de ambos casos, polémicos como pocos desde el principio, se han publicado con oportunidad en Novedades y www.sipse.com.

En respuesta, la autoridad convocó a una rueda de prensa, el miércoles pasado, para refutar los señalamientos. Y en ese contexto no sólo reveló datos de dichas pesquisas, sino que puso en la mesa los avances de una institución que en un año priorizó el motivo de su existencia: la defensa de la mujer. Antes de ese tiempo el índice de impunidad fue escandaloso. Prevaleció una especie de “perdón y olvido”.

La fiscal aseguró que han obtenido de los jueces orales más de 50 sentencias condenatorias entre los delitos de índole sexual y feminicidios en el estado, durante los 12 meses de gestión (desde julio de 2017). Con ella se tuvo una decisión histórica: la primera prisión preventiva justificada en materia de violencia de género.

De esas 50 condenas, seis veredictos corresponden a feminicidios; tres carpetas de investigación en inicio por el mismo delito; cuatro carpetas iniciadas por discriminación, y diversas órdenes de aprehensión solicitadas. Respecto a la Alerta Alba, el año pasado hubo 53 desaparecidas: aparecieron 49, dos más fueron halladas muertas y otras dos siguen en tal calidad.

Se iniciaron mil 400 expedientes en lo que va del año, de los cuales más del 10 por ciento se han solucionado vinculando a proceso, aunque aclaró que no todas llegan a una sentencia, ya que con el sistema de justicia actual se aplican los mecanismos alternos de solución para alcanzar, por ejemplo, la reparación de un daño.

La propia creación de la Fiscalía ha sido un compromiso cumplido. Además, tanto el fiscal general Miguel Ángel Pech, como Reyes Pinzón, son parte del sistema para erradicar, prevenir y sancionar la violencia de género. También se han dictado más de 800 medidas de protección a favor de mujeres. Con esas cifras, ¿es justo denostar los avances?

En un juicio unos ganan y otros pierden. Lo que no se vale es torcer la realidad.