Cozumel sufre la peor ola delictiva de su historia. Raro es una isla caracterizada durante décadas por su tranquilidad: debido a su “aislamiento geográfico” no es fácil cometer fechorías y escapar, menos aún por la solidaridad de siempre entre vecinos. En el primer cuadro todos se conocen, y en general, los 90 mil habitantes saben quién es quién. O sabían.

Pese a ello no todo se ha perdido. Las alertas no han logrado cruzar las fronteras porque lo del ferry fue en Playa del Carmen y los delitos más recientes que impactaron (robo de cajeros en el centro y asalto en la capilla principal) son menores comparados con los de otros destinos, como Cancún y Playa del Carmen, ubicados a menos de 100 kilómetros. Pero no es consuelo.

Se ha comprobado que la hoy candidata Perla Tun Pech (quien busca la reelección) no pudo con dicha problemática en sus dos años. No quiso, dirán algunos; y tendrán razón, porque las patrullas aguardan en la Policía para ahorrar gasolina en vez de vigilar.

En las colonias la gente se siente desprotegida ya que no se ve presencia policiaca. Aunado a ello, la relación con los otros niveles de gobierno no es óptima. Las prioridades han estado equivocadas.

En lo anterior coinciden todos los candidatos. No es un complot: según el Centro Nacional de Información de Seguridad Pública incrementó 161% la incidencia delictiva durante el último año de la administración municipal.

Y aun cuando pudieran estar de acuerdo todos, el que ofrezca garantías podría ser el ganador; y al cierre de la campaña, no todos exhibieron propuestas convincentes. Acaso el único con un plan concreto, subido a su plataforma digital, es Pedro Joaquín Delbouis, quien establece tres grandes acciones.

El plan referido consiste en “tropicalizar” lo que se ha hecho en Yucatán, el estado más seguro de acuerdo con diversas fuentes oficiales, en un ambiente nacional de violencia generalizado. Es gran cosa.

Joaquín Delbouis (a quien las encuestas dan con ventaja) quiere replicar un programa de nuestro vecino: “Escudo Yucatán”, que consiste en vigilancia e investigación permanentes, el cual ha sido piedra angular para que el gobierno de Rolando Zapata destaque en la materia.

Tan es así, que el candidato a la gubernatura yucateca Mauricio Sahuí (puntero también en los pronósticos) ratificó a priori al comandante Luis Felipe Saidén, el secretario de Seguridad Pública. Tanto Joaquín como Sahuí ya han conversado al respecto.

Sí hay salidas para Cozumel.